El PSOE apoya con su silencio la desorbitada inversión de Botella en las olimpiadas de 2020

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Los socialistas parecen no tener nada en contra de la candidatura olímpica de Madrid a los Juegos de 2020, aunque requerirá una inversión de 1.515 millones de euros. El Ayuntamiento que dirige Ana Botella hará este desembolso a pesar de la batería de recortes que ha acometido en el último año para contener el gasto público, unos ajustes que sí han sido criticados por el Grupo Municipal Socialista que encabeza Jaime Lissavetzky.

Aunque el PSOE no se ha pronunciado ante la presentación de la candidatura madrileña que tuvo lugar ayer en Suiza ante el Comité Olímpico Internacional (COI), como dice el dicho ‘quien calla otorga’, por lo que con este silencio los socialistas han dado su beneplácito a esta particular empresa que la capital española emprende por tercera vez consecutiva.

Un apoyo que la formación ya dio hace unos meses al votar a favor de Madrid 2020, decisión que el propio Lissavetzky justificó porque ya están construidos el 80% de las infraestructuras. De lo contrario, dijo, no hubiera respaldado la candidatura dada la situación económica actual

Asimismo, el propio Lissavetzky, exsecretario de Estado para el Deporte, acompañó a Botella a Canadá el pasado mes de mayo al acto en el que el COI anunció las ciudades que habían pasado el corte para organizar los Juegos de 2020.

Por tanto, este silencio mostrado ahora por los socialistas podría deberse, según algunos observadores políticos, al deseo de la formación de izquierdas de desligarse de todo lo que tenga que ver con Ana Botella, sobre todo ante las críticas que ha recibido la alcaldesa por el caso Madrid Arena.

Y contrasta plenamente con las críticas a la política de recortes aplicada por Botella en su primer año de gobierno que ha realizado el PSOE. Precisamente, Jaime Lissavetzky dijo a finales de año que otorgaba un “suspenso” a la gestión de la alcaldesa durante 2012 por los ajustes que ha llevado a cabo en materia social y por anteponer el pago a los bancos.