Rajoy cita a Narcís Serra como referente para sus acusaciones sobre espionaje

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El PP, a pesar de no presentar pruebas, mantiene las acusaciones contra el Gobierno sobre el espionaje a sus dirigentes. El lunes lo hizo Ana Mato, ayer María Dolores de Cospedal y hoy Mariano Rajoy. En una entrevista a Europa Press se remontó a la dimisión de Narcís Serra en 1995 por haber espiado a políticos para insistir en su denuncia contra el Gobierno. “Que nadie se rasgue las vestiduras” porque no es la primera vez que el PSOE utiliza el Estado para espiar a la oposición, aseguró.

El líder del PP se refería de esta forma a la investigación que realizó en 1985 el titular del Juzgado número 21 de Madrid, José María Vázquez Honrubia, tras las denuncias de Alianza Popular y del Partido Comunista, tras comprobar que algunos dirigentes socialistas estaban utilizando documentos y discursos suyos que aún no se habían hecho públicos.

De esta forma, defendió que las filtraciones, las detenciones televisadas y el espionaje a políticos “jamás” se produjeron cuando gobernaba el PP y que “el señor Aznar, desde luego, no tuvo que dar explicaciones por acontecimientos como estos”.

El presidente del principal partido de la oposición incidió una vez más en el “trato distinto” de la Fiscalía General del Estado a los militantes del PP y a los del PSOE, en las “filtraciones de sumarios secretos” y en las “conversaciones telefónicas que no se han incorporado al sumario”. En este sentido, advirtió de que se trata de un delito y recuerda que ya el Estado italiano fue condenado en su día por las filtraciones que se produjeron en el sumario contra Bettino Craxi (el que fuera primer ministro italiano entre 1983-1987, que fue condenado en 1994 a 27 años de cárcel por corrupción en el caso Manos Limpias).

Rajoy volvió a responsabilizar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de lo que considera una cruzada contra su partido y destacó la necesidad de que la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega comparezca en el Parlamento para explicar “cómo está utilizando ella a la Fiscalía”.

Durante una rueda de prensa en Lanzarote, Zapatero volvió a reclamar al PP “responsabilidad” y “prudencia” ante este tipo de acusaciones y advirtió a Rajoy de que “las posiciones extremistas no conducen a nada”.

Por otro lado, el PP no encuentra apoyos ni siquiera entre los suyos. Los medios conservadores críticos con Rajoy, es decir El Mundo y libertaddigital.com, también reprochan a la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, que reiterara ayer las acusaciones de que dirigentes de su partido han sido espiados pero sin facilitar nombres, ni cargos, ni ningún otro dato, ya que consideran perjudica la labor de oposición del Partido Popular. Pedrojota Ramírez, en un editorial que titula “los errores del PP lastran su labor de oposición” afirma que dado que el PP acusa al Ejecutivo “de violar derechos fundamentales y cometer delitos castigados con la cárcel” y de recalcar que “no puede haber denuncia más grave en democracia”, tenía la obligación de facilitar a la opinión pública los datos que le han llevado a esa conclusión -los nombres de los dirigentes supuestamente espiados, por ejemplo- y de acudir al juzgado con todos los indicios de los que disponga, en lugar de “echar balones fuera” como hizo Cospedal.

El Mundo hace notar que “al elevar el tiro sin poder justificarlo el PP corre el riesgo de perder credibilidad” y dice que cabe exigir al PP “una mínima responsabilidad a la hora de hacer acusaciones tan graves”. Por si esto fuera poco, el diario conservador recuerda a Rajoy que “un partido de gobierno no puede hacer política con chascarrillos o cotilleos de barra de bar” y concluye que “una vez más, y ya parece una fatalidad, sus propios errores lastran la labor de oposición a un Gobierno no precisamente brillante”.

En la misma línea se puede leer un artículo en libertaddigital.com en el que se pone de manifiesto el hartazgo del diario online porque el PP siga denunciando sin mostrar pruebas. El digital, del que es vicepresidente Federico Jiménez Losantos, recrimina que la denuncia de pinchazos telefónicos por parte del PP haya vuelto a socavar su labor de oposición. Y basa sus reproches en la imagen de una “Cospedal acorralada por los periodistas que intentó, sin éxito, hablar de la gripe A, la TDT y la recesión”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA