El Corte Inglés estudia recortes en los descuentos para compras que concede a sus empleados

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Corte Inglés parece querer acercarse cada vez más al modelo de éxito de Mercadona. Al menos, así lo aseguran desde la Federación de Trabajadores Independientes del Comercio (Fetico), que ha anunciado que la empresa dirigida por Isidoro Álvarez estudia aplicar recortes en los descuentos para compras de los que disfrutan los trabajadores del grupo.

Según recoge el sindicato en su página web, la empresa ha puesto “en marcha una bajada de descuentos que llegará hasta el 0% en muchas áreas exceptuando alimentación”. Una medida que no saben porqué se ha aplicado, pero que consideran “absurda” porque supone la renuncia a “los trabajadores como clientes” sólo por “copiar la política de Mercadona”, donde los empleados “no tienen ni un euro de descuento”.

Fetico asegura que “las explicaciones de la empresa son de falta de rentabilidad económica de estos departamentos y la imposibilidad de mantener un descuento en productos que puedan quedar, incluso, por debajo del coste”, aunque desde El Corte Inglés, ante las preguntas de este diario, no han hecho ninguna declaración al respecto.

Las fuentes de la empresa consultadas se han limitado a indicar que de haberse producido este ajuste, algo que no han confirmado a EL BOLETÍN, no es más que un tema interno sin más trascendencia. Además, han recordado el grupo de El Corte Inglés es una de las firmas que mayores descuentos ofrece a sus empleados, cuando otras empresas, como Mercadona, no lo hace.

La plantilla asegura que podría “entender un reajuste en algunos departamentos muy concretos donde nuestro descuento es mayor que el del trabajador de esa empresa”, pero cree que es una “contradicción de proporciones bíblicas” que lo hagan “en tantas áreas, con tantas referencias, y coincidiendo con el momento donde la empresa nos explica que quiere que compremos más en la casa”.

El Corte Inglés parece no darse cuenta que con esta decisión “los que van a salir perjudicados no son los bolsillos de los trabajadores, que a fin de cuentas comprarán donde les resulte más barato, de tal forma que donde les bajen precios ellos comprarán y donde les suban precios no lo harán. El que pierde es la empresa, que deja de ingresar a ese cliente que tiene cautivo y que tan alegremente va a poner en juego”, concluyen los trabajadores.

La nota de Fetico finaliza “recordando a la empresa que si se pasa de rosca, si no da marcha atrás en sus planteamientos, lo que cada uno vamos a hacer es aplicar la máxima comercial: busque, compare, y si encuentra algo mejor, cómprelo”.