De Guindos asume su ‘autoinmolación’ en la vorágine del rescate bancario

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Luis de Guindos ha tenido hoy que dar la cara en una jornada para olvidar para la Economía española con la prima por encima de los 550 puntos y el interés del bono a 10 años rozando el 7%, un récord de la era euro. El ministro ha admitido, en una esperada comparecencia tras un improvisado gabinete de crisis en el Congreso convocado por Rajoy, que estamos en una “situación de tensión”.

Mariano Rajoy ha lanzado una vez más al ministro de Economía a los ‘leones’. Si el pasado sábado, Luis de Guindos tuvo que comparecer para confirmar los rumores que aseguraban un rescate a la banca española mientras que el presidente del Gobierno se ‘escondía’ en La Moncloa, hoy le ha tocado una vez más.

En una mañana negra para la Economía española con un acoso creciente de los mercados nadie del Ejecutivo ha abierto la boca, menos De Guindos. Un silencio sepulcral que ha protagonizado un pleno del Congreso en el que incluso se ha podido ver a Rajoy a la carrera para escapar de las preguntas de los medios.

La presión sobre España iba en aumento y al presidente no le ha quedado más remedio que convocar un gabinete de crisis en la zona de Gobierno de la Cámara baja con sus responsables económicos. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el propio De Guindos se han reunido con Rajoy durante casi dos horas. Una espera para el medio centenar de periodistas que esperaban expectantes el fin de esta cita para conocer de qué han hablado.

El interés ha ido en aumento hasta el punto que el titular de Economía se ha visto obligado a dar la cara ante los medios de comunicación, a pesar de las dudas que desde el Gobierno se mostraban respecto a una comparecencia pública.

Empujones, nerviosismo y carreras se han sucedido para escuchar las palabras de De Guindos. Tal ha sido el jaleo que el propio ministro ha pedido calma y ha esperado unos segundos para comenzar su intervención. Precisamente, esta tranquilidad es la que ha protagonizado el mensaje que ha enviado a los mercados y a los españoles.

«Estamos viviendo una situación de volatilidad, de tensión, pero tenemos el apoyo de todos nuestros socios de la unión monetaria», ha asegurado el titular de Economía que ha remarcado que en una semana “complicada” como la actual “por las elecciones griegas”, “lo fundamental es tranquilidad”.

Asimismo, ha señalado que el Gobierno está encima de los temas, está tomando medidas, va a continuar tomando medidas y lo va a hacer, no solamente en función de la prima de riesgo que pase hoy, sino en función de lo que son los intereses de España y los intereses de la zona euro”.

Unas declaraciones tras las que ha dicho adiós y se ha subido a su coche oficial. El que no ha pasado por este ‘trago’ ha sido el presidente del Gobierno que minutos después salía del mencionado gabinete de crisis. Sin decir palabra y con una leve sonrisa ha puesto camino a La Moncloa.

Lo sucedido hoy no es la primera vez que Mariano Rajoy lanza a De Guindos a los ‘leones’, ya que además de ser el primero en explicar el rescate, le ha tocado dar la cara por temas tan delicados como las dos reformas financieras, tanto en España como a inversores extranjeros.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA