Rubalcaba impone su agenda electoral al Gobierno

A pesar de que Alfredo Pérez Rubalcaba abandonó hace meses sus responsabilidades en el Gobierno y trató de poner tierra de por medio respecto a la gestión de la crisis de Zapatero, el candidato del PSOE a las elecciones generales sigue evidenciando su influencia en La Moncloa al imponer su agenda electoral al Ejecutivo. Rubalcaba ha forzado al Gobierno en las últimas horas a posicionarse en propuestas como el fin de las diputaciones o una prórroga en las ayudas a los parados sin prestación.

El cabeza de lista del PSOE a La Moncloa no sólo le ha ganado a Mariano Rajoy la batalla mediática este agosto con sus múltiples actos de campaña frente al retiro vacacional que se ha impuesto a sí mismo el presidente del PP, sino que también marca los temas a tratar al Gobierno. Dos de sus promesas electorales estrellas, como ampliar seis meses el plazo de ayudas de 400 euros a los trabajadores que se han quedado sin el paro y la supresión de las diputaciones, han tenido que ser contestadas por el Ejecutivo.

El ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, en RNE, ha cerrado filas en torno a Rubalcaba y se ha mostrado a favor de eliminar estas administraciones ya que se suprimirían “miles de asesores, de cargos públicos y cientos de coches oficiales” con los que “ahorrar y tener más recursos para ser destinados a mejorar los servicios”. “Ahora mismo todo el mundo está hablando de ahorro, de eficiencia, de recortar gastos. Por lo tanto, hay un nivel de la administración que claramente se puede suprimir”, en referencia a las mencionadas diputaciones.

Y es que, como ya manifestó el presidente del Congreso, José Bono, los servicios que ofrecen estas administraciones públicas podrían ser gestionados por mancomunidades, ayuntamientos o comunidades autónomas.

Esta iniciativa del candidato socialista no ha sido la única de la que el Gobierno ha tomado nota, el propio Blanco ha desvelado que el Consejo de Ministros del próximo 26 de agosto analizará una prórroga en la ayuda de 400 euros a los parados a los que se les haya acabado la prestación. Un anuncio que se produce apenas unos días después de que Rubalcaba, en una rueda de prensa en la sede del PSOE en la calle Ferraz, instara al Ejecutivo a “renovar, al menos por seis meses más” esta ayuda pública “para que nadie se quede sin este dinero”.