Fabra trata de ‘desmantelar’ la televisión de Camps

Poco le ha durado al nuevo presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, su lealtad a Francisco Camps, su predecesor en el cargo. El jefe del Gobierno regional, que ya anunció una reestructuración del sector público en su discurso de investidura en las Cortes, trata de ‘desmantelar’ el ente público valenciano, y más concretamente Canal 9, que acumula una deuda de más de 1.200 millones de euros.

Radio Televisión Valenciana (RTVV) ha llegado a un colapso final. Así se desprende del informe encargado por el ente público a la consultora Price Waterhouse Coopers (PWC), que recogen varios medios de comunicación regionales. En dicho documento se pone de manifiesto que la viabilidad de RTVV no existe si no se toman medidas drásticas, lo que ha llevado a Fabra a iniciar, junto a las Consejerías de Economía y Hacienda, un plan para promover una serie de medidas que permitan la continuidad del ente público.

La principal preocupación del Gobierno valenciano es Canal 9, la televisión que se ha esforzado por silenciar cualquier noticia referente a la ‘causa de los trajes’ derivada de la trama ‘Gürtel’, en la que estaba implicado Camps, y que en los últimos diez años ha acumulado una deuda superior a los 1.200 millones de euros. Por ello, las principales medidas que podría estar estudiando Fabra, y que según han confirmado fuentes del Ejecutivo regional a EL BOLETÍN se darán a conocer en septiembre, son las de recortar los gastos de personal y los gastos corrientes para reducir la deuda del ente público.

Además, RTVV acumula pérdidas anuales de unos 200 millones de euros, aunque todavía está por confirmar si esa cantidad se repitió en 2010, ejercicio del que aún no se han depositado las cuentas en el Registro Mercantil.

Para alcanzar esos objetivos Fabra estaría pensando en ‘refundar’ el ente, que actualmente depende única y exclusivamente del dinero público, para permitir la entrada de capital privado, una posibilidad que aparece limitada en la ley de creación de la radiotelevisión valenciana.

No obstante, la mayor preocupación se deriva de los recortes de personal que podrían estar diseñando Fabra y las Consejerías de Economía y Hacienda, de unos 1.000 periodistas, cuando la plantilla actual es de 1.800 trabajadores. Aunque este diario ha tratado de hablar con los sindicatos del RTVV sobre esta cuestión, no ha conseguido ponerse en contacto con ellos.

Un asunto que el presidente de la Generalitat trató ayer con José Manuel Vela, consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, en una reunión en la que hablaron de las medidas de austeridad que se tomarían en la autonomía para recortar el gasto. Tras el encuentro, Vela comentó, en referencia al posible Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que se podría aplicar en RTVV, que “todas las posibilidades están abiertas”, aunque todavía no hay “nada decidido ni cerrado”.

Por su parte, Alberto Fabra apuntó, antes de dicha reunión, que reajustarse era “una necesidad”, aunque estaba dispuesto a tender “la mano para llegar a acuerdos” con la plantilla y los sindicatos.