Las urgencias de los hospitales madrileños empiezan a pagar la factura de los recortes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los recortes a la Sanidad pública impulsados por el Gobierno de Ignacio González ya se empiezan a sentir en las urgencias de los hospitales. En un momento en el que enfermedades como la gripe provocan la saturación de este servicio, la situación se ha agravado, según ha podido saber EL BOLETÍN, por la decisión de la Consejería de Sanidad de no cubrir las bajas. “Hay menos plantilla, más sobrecarga de trabajo y la calidad del servicio es menor”, sentencian los profesionales.

A la falta de camas propia de esta época del año, que hace que los pasillos de las urgencias hospitalarias estén a rebosar de pacientes, hay que sumar ahora la falta de personal. Los centros sanitarios están saturados, según han indicado a este diario fuentes conocedoras de la situación, y esta realidad no tiene visos de mejorar, sobre todo porque desde la Comunidad de Madrid no hacen más que plantear más y más recortes.

Los principales hospitales afectados por estos ‘recortes’ son el Infanta Leonor (Vallecas), el Infanta Cristina (Parla) y el Hospital de Getafe. Según han asegurado fuentes de CCOO, estos centros están pasando por dificultades debido a la decisión de la Consejería de Sanidad que dirige Javier Fernández-Lasquetty de no cubrir las bajas.

“El recorte en el capítulo de personal ha hecho que haya menos plantilla, más sobrecarga de trabajo y que la calidad del servicio que se ofrece al paciente sea menor. Se ahorra todo lo que se puede y eso se nota”, han aseverado desde el sindicato.

No obstante, la situación podría ser peor, ya que el Gobierno regional está negociando con los sindicatos sanitarios el Plan de Ordenación de Recursos Humanos, que podría traer un nuevo “ajuste de plantillas”. “Si esto sucede, estaremos escasos de personal”, han sentenciado estas fuentes.

Aunque los recortes no se quedan ahí. Según ha publicado la Cadena SER, el Gregorio Marañón reducirá las guardias de oncología y otorrinolaringología en las urgencias. A partir de marzo ya no serán físicas sino localizadas, es decir, los médicos estarán en sus casas y acudirán al centro si fuese necesario. Además, desde el pasado mes de noviembre en las urgencias de este hospital hay un anestesista menos.

La emisora del grupo Prisa indica que la dirección del hospital ha explicado estos ajustes aludiendo a una cuestión de gestión, aunque los médicos del centro aseguran que la decisión no está justificada clínicamente y señalan que está provocando una preocupante merma en la asistencia médica en las urgencias.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA