FAES obliga a Ignacio González a retirar su proyecto para el Hospital de La Princesa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

¿Qué pintaban Ana Botella, su hija, su yerno Alejandro Agag, y el exmarido de la infanta Elena, Jaime de Marichalar, en las Urgencias de La Princesa el domingo por la noche? ¿Qué buscaba la alcaldesa en medio de la rebelión de los trabajadores de este hospital madrileño contra Ignacio González por querer convertir este centro en un geriátrico? Está claro: era su primer acto en la batalla que se iba a librar en Madrid y que ha ganado la FAES contra el presidente de la Comunidad.

Los aznaristas no han recibido de buen grado las constantes presiones de Ignacio González a Ana Botella por la tragedia del Madrid Arena. «Hay que profundizar y urgir la investigación para llegar a las últimas consecuencias y si hay responsabilidades exigirlas cuanto antes», llegó a exigir a la alcaldesa el sucesor de Esperanza Aguirre en el Ejecutivo autonómico.

Unas críticas ante las que este sector del PP vinculado con José María Aznar y su esposa, la mencionada regidora, no se han quedado impasibles. Desde el entorno de la Fundación FAES que, lidera el expresidente del Gobierno, se ha aprovechado la lucha abierta que mantienen los trabajadores de La Princesa con González para llevar a cabo su venganza.

De ahí, la presencia de la alcaldesa junto a su yerno y Marichalar en las Urgencias de este hospital madrileño. Según han asegurado observadores políticos de la región, de todos los centros sanitarios que hay en la capital, casualmente todo sucedió en La Princesa dónde recaló el amigo atropellado de Botella.

Fue en este hospital, y no en ningún otro, dónde la regidora, ni corta ni perezosa, firmó su adhesión al documento de la plantilla contra los planes de González de transformarlo en un geriátrico. Apoyo al que también se unió su yerno, Alejandro Agag.

Esta acción no fue más que el aperitivo de la batalla que habían decidido iniciar contra el presidente madrileño. El plato fuerte vino ayer en la reunión que mantuvieron la Junta de Centro, que representa a los trabajadores, y dos altos cargos de la Consejería de Sanidad de Javier Fernández-Lasquetty.

Tras esta cita, y a pesar de las duras críticas manifestadas por Ignacio González contra la plantilla de este hospital, el Gobierno regional ha dado marcha atrás en su plan para transformar el hospital y lo mantendrá tal y como está actualmente. Un cambio de opinión en el que han tenido mucho que ver los aznaristas y FAES.

Según se aseguran en los círculos políticos madrileños, Fernández-Lasquetty, ha sido el artífice de este acuerdo, que deja en muy mal lugar al sucesor de Aguirre, y que se ha traducido como la venganza de Botella por las críticas del presidente autonómico sobre el Madrid Arena.

Estas fuentes recuerdan que el actual consejero de Sanidad es una persona muy cercana al matrimonio Aznar hasta el punto que aseguran que habla frecuentemente con el expresidente del Gobierno. Y es que, su carrera política está muy ligada con el que fuera líder del PP. En el 2000 fue nombrado Director del Departamento de Parlamento e Instituciones del Gabinete de la Presidencia del Gobierno y dos años después Subdirector del Gabinete de Aznar.

Incluso ha ostentado un puesto de relevancia en FAES. Nada menos que el de secretario general de esta fundación.

Tras esto, hizo su irrupción en Madrid, dónde recaló de la mano de Esperanza Aguirre en la Consejería de Inmigración y, posteriormente, en el departamento de Sanidad.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA