La oposición y los médicos coinciden: las listas de espera quirúrgicas de Cifuentes siguen maquilladas

Quirófano
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

AFEM, MATS, PSOE y Podemos critican el primer año del plan de choque de la Comunidad de Madrid para reducir las listas de espera quirúrgicas. El primer año del plan de choque de la Comunidad de Madrid para aligerar las listas de espera quirúrgicas (LEQ) ha dejado resultados agridulces. No obstante, la Consejería de Sanidad ha querido centrar la mirada en un dato concreto que han abordado: en la reducción de los pacientes que se incluían en la lista de aquellos que rechazaban derivaciones, los cuales sufren una media de espera de diferencia de más de 100 días con los que son colocados en la lista estructural.
 
“Se ha trabajado en modificar la estructura de la lista de espera que los pacientes que esperaban más tiempo se vea reducido”, resumen fuentes de la Consejería de Sanidad a ElBoletín.com. Una vez “ordenadas” las diferencias entre pacientes que rechazan o no las derivaciones, el departamento de la Comunidad de Madrid, según afirman, se pondrá manos a la obra “en reducir las demoras medias”: primero reducir la “disparidad” para poder atajar, inciden.
 
Unos pactos de gestión que son sinónimo de “fracaso”
 
Un trabajo para reducir las listas de derivaciones que, como sostienen en el Gobierno regional, “se ha logrado gracias a los pactos de gestión”, una de las medidas protagonistas del plan de choque. Sin embargo, la visión de los sindicatos médicos y de la oposición al PP difiere de esos objetivos. Carlos Castaño, presidente de AFEM, en declaraciones a este medio, apunta a otro análisis: “Los pactos de gestión realmente han sido un fracaso. Se dice que ponen los quirófanos a trabajar por la tarde y el resultado en un año es de 516 pacientes menos en la lista y es posible que el médico ni lo cobre”. Castaño recuerda que “el consejero ha pagado mal y tarde e incluso aún no ha terminado de pagar algunas jornadas”.
 
Aunque la diferencia entre operar por la mañana y la tarde –otra de las novedades en el último año- tampoco ha pasado por alto en AFEM: “Si hago una cirugía por la mañana con tres cirujanos, lo quiero igual por la tarde”. Algo que la Consejería consigue, según el presidente de la asociación, a golpe de obligación “a los interinos para renovar”. Un plan de acción de la Comunidad de Madrid que para Mónica García, portavoz de Podemos en la Comisión de Sanidad en la Asamblea de Madrid, ha sido todo “un fracaso”.
 
Y el gran culpable de ese pinchazo que detecta la diputada tiene que ver con el cómo se ha abordado el conflicto de las LEQ. “No hay suficientes recursos; no se ha cumplido la apertura de quirófanos de los fines de semana, salvo en pocos casos; no se ha contratado a gente nueva y no se quieren gastar dinero. En los presupuestos de 2016 se ha gastado cero euros en supuestas contrataciones para sacar la lista de espera y esto sólo se saca con personal y con quirófanos. No estamos aprovechando nuestros recursos”, critica García en ElBoletín.com.
 
Y como ejemplo de ello está el Hospital Ramón y Cajal, uno de los grandes hospitales madrileños que tiene mayor media de espera para ser intervenido con una diferencia de hasta 30 días en comparación con otros grandes complejos como el 12 de Octubre o el Gregorio Marañón. Y Luis  Fernández, médico y delegado de MATS en este centro, es una de las voces autorizadas para denunciar la situación: “La lista de espera ha sido un pequeño desastre. Ha bajado muy poquito. En el Ramón y Cajal por la tarde operan una o dos especialidades, como mucho y la Comunidad de Madrid no apuesta por una apertura de los hospitales por la tarde de una manera decidida”.
 
De hecho, el sindicato MATS al igual que AFEM, rechaza unos pactos de gestión que únicamente tiene un resultado y es, a su entender, “cansar” a los profesionales. “Abrirlos por la tarde es que las personas que trabajan por la mañana aumenten su jornada y sin contratos nuevos ni al igual que por la mañana”, remarca Fernández a este portal digital.
 
El maquillaje de las listas de espera, otra coincidencia que denuncian
 
Un “fracaso” del plan de choque, como lo define Mónica García, donde los pactos de gestión y la apertura de quirófanos por la tarde han caracterizado este primer año con listas desmaquilladas. O supuestamente desmaquilladas, porque la coincidencia de sindicatos y oposición llega con el “trampeo” de los datos. “Tenemos datos de que en algunos momentos se han acomodado y trampeando los números sacando a gente de las listas”, sentencia José Manuel Freire, portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad en el Parlamento madrileño, a ElBoletín.com.
 
Una sospecha del socialista que se convierte en realidad, según revelan desde AFEM. “Ha habido muchos pacientes que han sido eliminados, por ejemplo, por estar de viaje”, sostiene Castaño. Incluso, el presidente de esta asociación asevera que el modus operandi en estos casos lleva a ‘invitar’ al usuario a que “si protesta, van a esperar un año y si no protestan se le operan en tres meses”. “El enfermo tiene mucho miedo”, declara el dirigente de la organización médica.
 
Otro de los procedimientos que alerta Castaño, y que ha denunciado durante varios meses, es el ‘reseteo’ de los pacientes que llevan más tiempo en la lista de espera: “Los sacan de las listas y los vuelven a meter para que baje la media”.  Algo que también aprecia MATS que sentencia que está “archidemostrado que se trampean las listas de espera”. A pesar de las distintas acusaciones, tanto por redes sociales como en los comunicados que han lanzado las organizaciones sindicales durante todo el año, la respuesta de Sanidad está más que grabada en este asunto: es absolutamente falso y si hay algo se debe a algún error puntual.
 


 Por todo ello, los ‘deberes’ que colocan a la Consejería de Sanidad viran desde abordar definitivamente y sin “trampeo” las LEQ aportando mayores recursos hasta a elevar el nivel de transparencia mediante “auditorias de integridad de datos”, como reclama Freire, pasando por una correcta apertura de los quirófanos por la tarde y los fines de semana sin deteriorar las condiciones laborales. Mientras tanto, el Gobierno de Cifuentes cumple un año de su plan de choque para frenar las listas de espera donde los datos (trampeados o no) no dejan indiferentes a nadie. 

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish