Montoro intenta ganarse a los funcionarios para frenar la huelga general

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas intenta ganarse a los funcionarios –colectivo que depende de su Ministerio- . Montoro pretende frenar la posible movilización de estos trabajadores a los que el PP ha tildado más de una vez de vagos y que pueden convertirse en una mina para los sindicatos a medio plazo. Para conseguirlo el ministro se ha afanado en prometer que no habrá más bajadas de sueldos ni recortes en las ofertas de empleo público.

A 11 días de la celebración de una huelga general, el ministro de Hacienda trata de evitar ser una de las dianas de los cánticos y ataques de los empleados públicos en las diferentes manifestaciones que recorrerán España el día 29. Así, ha recordado que mientras que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sí que ‘metió mano’ en los sueldos de los funcionarios, él no lo hará. “De la medicina anterior hemos quedado saturados”, ha asegurado Montoro en el Pleno del Senado.

Un guiño hacia los empleados públicos que dependen de su departamento que no se ha quedado aquí, ya que ha tratado de calmar las ansias de los sindicatos para que este colectivo, bastante numeroso en España, se sume a la huelga general. Para ello, el ministro ha asegurado que en sus planes no entra recortar las ofertas de empleo ni una rebaja salarial.

Mientras que el equipo económico de La Moncloa se devana los sesos sobre cómo recortar los 5.000 millones de euros extras impuestos por Bruselas al rectificar el objetivo del déficit para este año, Montoro ha sido claro: a los funcionarios ni tocarlos. Todo un mensaje de confianza hacia un colectivo en medio de los ajustes y recortes que sí que están llevando a cabo otros ministerios.

Frente a los gestos del titular de Hacienda y Administraciones Públicas hacia estos trabajadores, ayer mismo los funcionarios catalanes vieron como el presidente de la Generalitat, Artur Mas, se replantea elevar hasta el 5% el recorte de sus sueldos, fijado el año pasado en el 3%. Una decisión que para el nacionalista puede parar el Gobierno si plantea “una reducción del salario de la función pública”. “Entonces retiraríamos la medida y aplicaríamos la del Gobierno central”, aseguró Mas.