Esperanza Aguirre lanza a las feministas contra Gallardón

Aguirre no ha perdido la oportunidad de echar un poco más de leña al fuego que encendió ayer el ministro de Justicia al hablar sobre el aborto. Mientras que el PP intentaba matizar las palabras de Alberto Ruiz Gallardón, la presidenta ha lanzado a las feministas contra su compañero al dar un paso más en sus declaraciones.

La presidenta de la Comunidad de Madrid parece dispuesta a no dejar tranquilo al que fuese su compañero en la capital. Cuando todos en el PP intentaban calmar los ánimos de las feministas tras las polémicas palabras de Gallardón, Aguirre ha decidido prender la llama y avivar el conflicto.

Según ha defendido Aguirre en una entrevista en la cadena Cope, decir que el aborto es un derecho es “una falsedad como un templo”, ya que sólo se trata de “un fracaso inmenso por parte de la mujer en todos los supuestos”. Unas palabras con las que la dirigente popular ha alentado la polémica suscitada ayer por el titular de Justicia, que aseguró que existe una “violencia estructural”, una presión social, que conduce a algunas mujeres a interrumpir su embarazo.

Estas declaraciones han encendido a las feministas a pesar de que varios miembros del PP han intentado quitar hierro al asunto y matizar las palabras del ministro sobre la “violencia estructural”. Concretamente, el vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, ha salido en defensa del anterior regidor asegurando que en defensa de los derechos de la mujer Gallardón amplió el permiso de maternidad para las trabajadores municipales de 16 a 24 semanas.

También la a secretaria de Educación e Igualdad del PP, Sandra Moneo, ha explicado a que cuando se habla de “violencia de género estructural” se hace referencia a una violencia o presión que padecen algunas mujeres en su entorno laboral.

Desde el Gobierno también han salido en tromba en defensa del ministro varios compañeros de gabinete como la titular de Sanidad, Ana Mato, o el responsable del Interior, Jorge Fernández Díaz, que han suscrito las palabras de Gallardón y han incidido en la presión social que existe contra las embarazadas.

Incluso el propio ministro de Justicia se ha mostrado dispuesto a comparecer en la Comisión de Justicia en el Congreso para explicar sus palabras e intentar así calmar los ánimos, algo que Aguirre no parece dispuesta a permitir.