Frenazo de la economía alemana

La economía alemana sintió en los últimos tres meses de 2011 la crisis de deuda soberana que azota a la zona del euro y se contrajo un 0,25% respecto al trimestre anterior por la caída de las exportaciones.

La locomotora alemana se ha desacelerado siete décimas respecto al crecimiento anual de 2010 (3,7%), aunque crece por segundo año consecutivo tras el fuerte retroceso del 5,1% en 2009.

Según los datos publicados por la Oficina Federal de Estadística (Destatis), que son de carácter provisional, el crecimiento de la economía alemana se está desacelerando por el debilitamiento de la demanda de sus vecinos del área euro, que ha erosionado las exportaciones alemanas.

Mientras, el déficit presupuestario ascendió al 1% del PIB el año pasado, la primera vez en tres años que Alemania cumple el Pacto de Estabilidad.

Los distintos institutos de estudios económicos alemanes cuentan con que la debilidad coyuntural mundial y la crisis de la deuda en la zona euro afecten negativamente al PIB alemán. Si la contracción continúa en los primeros meses de 2012, Alemania entraría técnicamente en recesión. Sin embargo, los analistas esperan que la economía remonte después y que sea capaz de cerrar el año con crecimiento. Eso sí, sería muy exiguo, del 0,5%.

La eurozona, mientras tanto, se ha desacelerado más de lo esperado en el tercer trimestre del año. El endurecimiento de la crisis y las dudas sobre el futuro del euro han dinamitado el crecimiento entre julio y septiembre. El PIB experimentó un avance de solo el 0,1% respecto al trimestre anterior, una décima menos de los previsto inicialmente, y un 1,2% en tasa interanual, dos décimas por debajo de lo calculado, según los datos definitivos de Eurostat.

La mitad de los países del euro sufrieron contracción de sus economías durante el tercer trimestre respecto al precedente, debido a la severa crisis de deuda y a la amenaza de quiebra de países como Italia. Los mayores retrocesos los marcaron Irlanda (-1,9%), Chipre (-0,7%), Portugal (-0,6%), Italia (-0,.2%). España se estancó.