Denuncian que Figar hace la ‘vista gorda’ con las irregularidades del colegio religioso de Parla

Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

CCOO afirma que el nuevo centro concertado ha abierto con aulas prefabricadas medio vacías en las que se mezclan niños de distintos cursos. Las denuncias contra los ‘favores’ de Lucía Figar a la escuela privada-concertada no dejan de sucederse. CCOO ha salido ahora a criticar las condiciones bajo las que la consejera de Educación madrileña ha permitido la apertura del nuevo colegio religioso de Parla: aulas prefabricadas medio vacías, incumplimiento de ratios y clases ‘mixtas’ en las que se mezclan niños de distintos cursos. Todo ello, dice el sindicato, por una “falta de demanda” ante la que Figar está haciendo la ‘vista gorda’ mientras “bloquea la oferta pública”.

El sindicato se ha mostrado tajante. El colegio concertado Juan Pablo II, de la Fundación Educatio Servanda que preside el obispo de la Diócesis de Getafe, se ha puesto en funcionamiento pese a “no tener la demanda suficiente de alumnado”. En una nota, CCOO denuncia que Figar haya permitido su apertura mientras sigue “bloqueando” la oferta de la enseñanza pública, ya que “a este centro sin demanda de Parla le abren aulas mientras que se permite que haya 9 aulas vacías en el colegio público Madre Teresa de Calcula”, que tiene una “amplia demanda” ante la que la consejera hace ‘oídos sordos’.

CCOO señala que el colegio concertado ha comenzado su actividad “en barracones” cuando sólo tuvo “19 solicitudes de niños de 3 años” para Educación Infantil. El sindicato afirma que para que pudiese iniciar la actividad la Consejería le adjudicó “75 alumnos que no habían obtenido plaza en el colegio solicitado por su familia en primera opción”.

Esta es una de las ‘irregularidades’ denunciadas por la organización sindical, pero no la única. A este centro, dice CCOO, también se le ha permitido “mantener las aulas de 3 y 4 años con una ratio de 13 alumnos”, así como “aulas mixtas compartiendo clase niños de 1º y 2º de primaria y de 3º y 4º de primaria” debido a la “escasa demanda”. Y todo ello, dice el sindicato, cuando “la ratio establecida en Parla para el curso 2014/15 es de 27 alumnos por aula”.

Y remarca que los ‘favores’ de Figar a la privada no acaban ahí. CCOO critica también la “apertura de 7 unidades de 3 años en el centro privado-concertado Aquila, situado en el mismo barrio” de Parla. Es decir, dice el sindicato, que “Lucía Figar favorece descaradamente a los colegios privados-concertados cuyo principal objetivo es el lucro y el adoctrinamiento religioso en detrimento de la escuela pública que es de todos y para todos”.

“Mientras que en el cercano colegio público Madre Teresa de Calcuta existen 9 aulas terminadas y sin utilizar, la Administración Educativa, para degradar más la escuela pública, obliga a aquellas familias que desean que sus hijos estudien en la pública a desplazarse lejos de su domicilio”. Concretamente, el sindicato denuncia que al menos 100 niños de Educación Infantil que pidieron plaza en este centro han sido desplazados a otros colegios públicos muy alejados de sus domicilios, ya que no existen “las unidades publicas necesarias para atender a toda la población escolar en el barrio de Parla Este, aun cuando había instalaciones más que suficientes”.

Además, se queja, la Consejería sólo oferta en el colegio público Madre Teresa de Calcuta hasta 1º de primaria, por lo que las familias no han podido escolarizar en este centro a hermanos de cursos superiores, dificultando la conciliación de la vida familiar y laboral. “Esto no sucede así en los privados-concertados a los que se les abren unidades de todos los niveles si así lo piden”, denuncia CCOO.

Para el sindicato estos datos evidencian que el Gobierno de la Comunidad de Madrid “favorece la implantación de empresas promotoras de colegios privados y concertados aunque para ello deteriore la calidad de la escuela pública”, por lo que exige a la Consejería de Educación “la bajada de las ratios”, que no se concierten unidades “por debajo de la ratio establecida en los centros educativos de la localidad”, sean del tipo que sean, y que “se amplíe la oferta educativa en el CEIP Teresa de Calcuta a todos los cursos de infantil y primaria ya que el centro dispone de 9 aulas libres”.