Los sindicatos instan a los rectores a rechazar el ‘protocolo Cifuentes’ de intervención policial en los campus

Cristina Cifuentes, Delegada del Gobierno en Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

UGT denuncia que esta medida es un intento de la delegada del Gobierno en Madrid de “amordazar a los universitarios” controlando las concentraciones y manifestaciones. El nuevo protocolo que ha puesto sobre la mesa la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y que pretende dar facilidades para la intervención de la Policía en los campus, empezando por el de la Universidad de Alcalá, sigue suscitando polémica. Ahora ha sido UGT el que ha puesto el grito en el cielo contra esta propuesta, tanto que ha instado a los rectores a rechazar una medida que a su juicio sólo busca “amordazar a los universitarios”.

Tal y como ha indicado la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE) de UGT Madrid en una nota, los rectores deben “rechazar con firmeza” el protocolo de Cifuentes ya que no es más que un “intento de control” de los campus contrario al “derecho a la autonomía universitaria”.

Para el sindicato esta medida es “un intento por parte de la Delegación de Gobierno en Madrid de amordazar a los universitarios mediante el control de las concentraciones y manifestaciones que se celebran en el interior de los campus de la Universidades Públicas”. Asimismo, afirma que este protocolo no es sino “un medio para tratar de acallar el descontento de la juventud madrileña por la gestión educativa del gobierno de la Comunidad de Madrid”.

UGT ha expresado su más profundo rechazo a la posible firma por parte de los rectores de este protocolo, que permitirá la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dentro de las universidades, pues “además de contribuir a la pérdida de libertades de la población estudiantil estarían asumiendo la renuncia a la autonomía universitaria”.

Es por ello que UGT ha hecho un llamamiento a todos sus delegados presentes en los diferentes órganos de representación y/o participación de las universidades para que se nieguen “contundentemente” a la firma de dichos protocolos.