El Gobierno deja sola a Mato en el Congreso para defender su gestión de la crisis del ébola

Ana Mato, ministra de Sanidad
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ni el presidente ni ningún ministro se han quedado a escuchar las respuestas de la titular de Sanidad a la batería de preguntas preparada por el PSOE. La soledad de Ana Mato ha quedado patente una vez más en la sesión de control del Congreso de los Diputados, donde ha intervenido para responder a la batería de preguntas sobre su gestión de la crisis del ébola que había preparado el PSOE. La ministra de Sanidad ha tenido que enfrentarse a este ‘trago’ sola, ya que ni el presidente, Mariano Rajoy, ni ningún compañero de gabinete se han quedado en el hemiciclo para apoyarla, aunque fuese ‘moralmente’.

Mato ha aguantado como ha podido los ‘embistes’ socialistas, pero su gesto denotaba lo incómoda que se siente al ser el foco de atención. Y quizá para evitar que los nervios le jugasen una mala pasada, ha llevado todas las respuestas, incluso las réplicas, escritas en cuartillas que iba leyendo, algo que ha puesto de manifiesto aún más sus inseguridades y ha dado la sensación de que no quería salirse del guión para evitar nuevas críticas.

Sea como fuere, los diputados del PSOE no se han quedado callados. El primero en preguntar a la ministra ha sido José Martínez Olmos, que había preparado una intervención sobre los presupuestos en Sanidad dirigida a Cristóbal Montoro pero que ha tenido que contestar Mato. El diputado ha afeado los recortes del Gobierno y las previsiones que envían a Bruselas, en las que dicen que para 2017, “si siguen gobernando”, el peso de la Sanidad en los presupuestos será un 13% menor que cuando llegaron.

Ante esta situación, ha dicho el parlamentario socialista, no sé “cómo se extrañan de lo que ha pasado en Madrid” con el ébola. “No vengan con la historia de la herencia, porque en tres años de Gobierno han provocado una deuda acumulada de 21.000 millones de euros”.

“Yo nunca usaría un asunto tan delicado como el ébola de forma miserable, como lo están haciendo ustedes”, ha dicho Mato a los socialistas.

No obstante, Mato ha afirmado que el presupuesto tiene una evolución positiva pese a los “16.000 millones de euros de deuda” que dejó el anterior Ejecutivo socialista, y que ahora la Sanidad es “universal, pública y de calidad”. Asimismo, ha afeado al PSOE su actitud: “Yo nunca usaría un asunto tan delicado como el ébola de forma miserable, como lo están haciendo ustedes. Este Gobierno es el que ha garantizado que tengamos la magnífica Sanidad que tenemos”.

Tras ello, Mato ha tenido que enfrentarse la verdadero “marrón”, como han dicho los socialistas, de explicar su gestión el ébola. Miguel Ángel Heredia ha criticado que la “única estrategia” de la ministra al afrontar esta crisis es la del “silencio”. “Callarse y esconderse, y esperar a que el problema se solucione solo”, eso es lo que hace la responsable de la cartera de Sanidad a juicio del diputado del PSOE.

Además, Heredia le ha afeado que no comparezca a diario para explicar lo acontecido, aunque ha dicho que tampoco le extraña después de la rueda de prensa que ofreció tras conocerse el contagio de la auxiliar Teresa Romero. “Su rueda de prensa estará en los manuales de comunicación como lo que no hay que hacer”, ya que estuvo plagada de “vacilaciones” y brilló por su ausencia la “transparencia”.

El diputado socialista también ha criticado que el PP trate de culpar a la profesional contagiada de lo ocurrido. “La autoridad sanitaria es imprescindible en casos como este, pero usted no tiene aptitudes, no tiene capacidad para gestionar. Se pensaba que el virus del ébola era como el del Gürtel y que podía decir ‘no sé nada’, pero no es así”, ha señalado Heredia.

Por su parte, Mato ha dicho que “desde el primer minuto” el Gobierno ha informado “puntualmente y con transparencia” sobre el ébola, y se ha quejado de que el PSOE nunca esté contento con lo que hace. “Si comparezco, porque comparezco, y si no lo hago, porque no lo hago”, ha indicado la ministra, que ha dicho que asume las opiniones sobre su comparecencia, pero ha insistido en el a su juicio buen hacer del Ejecutivo de Rajoy.

Además, ha criticado que los socialistas “durante estos días me dan por desaparecida, dicen que no existo, cuando el lunes comparecí ante los medios, el miércoles en el Congreso, el jueves tuve una reunión, el viernes, sábado y domingo dí ruedas de prensa, ayer contesté en el Senado y hoy en el Congreso, y estaré en Bruselas para hablar del virus del ébola. No está mal para alguien que ni siquiera existe”, ha ironizado Mato.

En su opinión, el PSOE “sólo quiere atacar al Gobierno” aprovechando la crisis del ébola, y queda claro que “nuestra política de comunicación no es como la suya, la suya es la de mentir”, ha concluido la ministra.

Protocolos de la OMS

Por su parte, Esperança Esteve ha tirado del refranero español para denunciar la mala gestión de Mato. “A buenas horas, mangas verdes”, le ha dicho a la ministra por su defensa a ultranza de la aplicación de los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de los cambios aplicados en los mismos para evitar nuevos casos como el de Teresa Romero. Para la socialista, es “obsceno” que haga eso ahora cuando sabe que debería haberlo hecho a principios de agosto, cuando decidió repatriar al primer misionero.

“Actuaron a ciegas negando la realidad”, ha dicho Esteve, que ha criticado que Mato “después de la cadena de errores, que son manifiestos, sigue negando lo evidente”. Como ha afirmado, “en medio de esta crisis hemos visto al Ministerio y a la ministra totalmente desmotada”, por lo que ha instado a la titular de Sanidad a poner en marcha el protocolo contra el ébola “de forma veraz”, porque “con oscurantismo y mala praxis no vamos a estar los socialistas”.

En su turno de réplica a la diputada, Mato ha insistido en la aplicación de los protocolos desde el principio y ha aprovechado para “reiterar el reconocimiento a los profesionales sanitarios y a los científicos, sobre todo a los voluntarios, a Teresa Romero, porque es un orgullo y un honor contar con ellos”, y ha pedido a los socialistas “rigor, prudencia y responsabilidad” y que no siembren el caos con sus intervenciones.

Por último, la parlamentaria socialista Pilar Grande ha criticado que Mato responda “en modo contestador automático” y “faltando a la verdad” a todo lo que le han preguntado sobre su gestión en la crisis del ébola. A su juicio, la ministra no ha dado la cara en el Congreso cuando se lo ha pedido el PSOE porque “se dio cuenta” de que su decisión de repatriar a los misioneros fue “prepotente, inadecuada, populista y unilateral”.

Mato: “He sido la ministra de Sanidad que más ha comparecido en el Congreso y el Senado en toda la historia de la democracia”.

Tal y como ha dicho, en una crisis de salud pública la comunicación debe ser “clara, transparente y sin alarmar a la población”, algo que no hace Mato, que actúa con “improvisación y poco oficio”. Es por ello que le ha pedido que “saque sus manos” de la Sanidad pública, o de lo contrario habrá que poner en el Ministerio un mensaje como los que aparecen en las cajetillas de tabaco: “La titular de este Ministerio perjudica gravemente la salud de los españoles”.

Ante ello, Mato ha defendido que ella ha sido “la ministra de Sanidad que más ha comparecido en el Congreso y el Senado en toda la historia de la democracia”, concretamente “el triple”, y ha dicho con sorna que es un “honor” que la oposición siempre se acuerde de ella a la hora de pedir comparecencias, un deber con el que cumple “gustosa”. Y ha señalado que está dedicada a tres cuestiones: tomar medidas para atender a los pacientes contagiados de ébola y a las personas que hayan tenido contacto; adoptar las medidas para que la situación no se repita; e informar a la sociedad española.

“Respeto su opinión sobre como comunico, pero lo importante es que hemos cumplido con nuestra obligación”, ha concluido.