Mujer y con síntomas durante más de seis meses, el perfil de afectado por covid persistente

coronavirus, PCR, Covid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Mujer de 43 años, que lleva más de 185 días con síntomas persistentes de Covid-19 tras haber sido contagiada de la enfermedad en la primera ola de la pandemia. Este es el perfil más frecuente, según la encuesta realizada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y los colectivos de afectados LONG COVID ACTS entre el 13 de julio y el 14 de octubre.

A lo largo de esos tres meses, 2.120 personas han participado en el sondeo, de las cuales, 1.834 son enfermos que presentan síntomas compatibles de covid persistente o de larga duración. La mitad de ellos, detalla la SEMG en una nota, tenían edades comprendidas entre los 36 y los 50 años de edad y procedían de la Comunidad de Madrid (35%) y Cataluña (30%), “las más castigadas” al principio de la pandemia.

Asimismo, continúa, al 78% de los encuestados se les hizo prueba diagnóstica, siendo las más frecuentes la PCR, que constató en un 73% resultado positivo. Además, se desprende que al 59% del total se le hizo prueba de seguimiento. “A pesar de que al inicio de la pandemia existía una evidente problemática a la hora de acceder a las pruebas, la persistencia de síntomas en esta encuesta no ha presentado diferencias estadísticamente significativas entre aquellos que tuvieron acceso a las pruebas diagnósticas y no”. “Tampoco”, remarcan estos colectivos, “entre los que los resultados fueron positivos o ya no lo fueron, probablemente porque se hicieron tarde”.

Según el sondeo, se han registrado hasta un total de 200 síntomas persistentes que fluctúan en el tiempo, con una media de 36 síntomas por persona. Los síntomas más frecuentes, según el porcentaje de cada síntoma en relación al total de respuestas (1.834), son cansancio/astenia (95,91%); malestar general (95,47%); dolores de cabeza (86,53%); bajo estado de ánimo (86,21%); dolores musculares o mialgias (82,77%); falta de aire o disnea (79,28%); dolores articulares (79,06%); falta de concentración/déficit atención (78,24%); dolor de espalda (77,70%); presión en el pecho (76,83%); ansiedad (75,46%); febrícula (75%); tos (73,2%); fallos de memoria (72,63%); dolor en el cuello/en las cervicales (71,32%); diarrea (70,83%); dolor torácico (70,12%); palpitaciones (69,85%); mareos (69,36%); y hormigueos en las extremidades o parestesias (67,28%).

Las preguntas de la encuesta en torno a la experiencia del paciente sobre su estado de salud, el 50% lo puntuaba entre 0-5 sobre una puntuación de 0 a 10 (10 máximo nivel de salud). En cuanto al empeoramiento de su estado de salud, el 50% de lo calificaba entre 7-10 sobre 10 (10 máximo empeoramiento). “Esto se traduce en una incapacidad notable a la hora de realizar actividades de la vida diaria por parte de los afectados”. En concreto, al 30,43% de los encuestados le supone un esfuerzo o les resulta imposible el aseo personal; al 67,99% la realización de las actividades de casa; al 72,52% trabajar fuera de casa; el 70,12% tienen dificultades para atender a las obligaciones familiares diarias y al 74,65% le supone un esfuerzo o imposible el ocio con los amigos y otras personas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA