Miembros del PP de Madrid se plantean llevar a tribunales a ‘Génova’ si no convoca el Congreso Regional antes de marzo

Sede del PP Partido Popular Genova

Sede del Partido Popular

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Miembros del PP de Madrid afines a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, se plantean llevar a los tribunales a la Dirección Nacional si no convoca el Congreso Regional del partido antes de marzo de 2022 como marcan los estatutos, según fuentes ‘populares’.

Desde ‘Génova’ y desde el PP de Madrid, que actualmente dirige una gestora con Pío García-Escudero y Ana Camíns al frente, consideran que debe seguirse el calendario establecido por la Junta Directiva Nacional, que fijaba los congresos uniprovinciales al primer semestre de 2022.

Ayuso ha planteado públicamente desde hace semanas su deseo de que el Congreso se celebre «cuanto antes» para, entre otras cuestiones, poder preparar con tiempo las elecciones autonómicas y municipales de 2023.

En esta línea, miembros del partido, que ya han trasladado su malestar en privado, han recordado que los estatutos establecen un plazo de cuatro año para celebrar los congresos y una prórroga adicional de 12 meses por la celebración de elecciones. El Congreso en el que la exdirigente Cristina Cifuentes fue proclamada presidenta se celebró en marzo de 2017.

Fuentes próximas Ayuso consideran que detrás de retrasar al máximo la fecha de ese cónclave puede estar la intención de ‘Génova’ de «desgastar políticamente» a la presidenta madrileña y creen que estaría «fuera de toda lógica» porque fue ella la que «resucitó» a Pablo Casado tras las elecciones madrileñas del 4 de mayo.

En este contexto, mañana se celebra una reunión del Comité Ejecutivo regional y la Junta Directiva del PP de Madrid, órganos que no se convocan desde el mes de mayo, y en el que además se nombraran cinco gestoras de pequeños municipios, lo que ha generado desconfianza en el entorno de la presidenta madrileña.

Desde el PP de Madrid y desde la dirección nacional enmarcan esos nombramientos en la normalidad pero desde el entorno de la presidenta creen que estos tienen por objetivo «controlar» la formación de cara al futuro Congreso.