Los especuladores abandonan Banco de Valencia: el volumen se hunde

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Al oportunismo en Banco de Valencia se le ha pasado el arroz, al menos por ahora. La falta de las pretendidas novedades con que los especuladores calentaron su cotización en los primeros compases del año ha enfriado los ánimos inversores y, en las últimas dos semanas, su volumen de negociación ha menguado de forma drástica.

Los rumores de una generosa OPA de exclusión o de la entrada de hipotéticos fondos de inversión que rescatasen a los minoristas de la entidad nacionalizada -de la que una vez se complete su saneamiento apenas poseerán un 0,1% del capital- pierden fuerza según avanza el año. El Banco de España, señalan varios gestores de carteras, no parece dispuesto a hacer más ‘regalos’ a los accionistas del levantino y cada vez son más los que apuestan porque la entrega en bandeja de plata a CaixaBank se complete con una exclusión forzosa de Bolsa a precio de saldo.

Con un pie fuera del parqué, vaticinan varios gestores, en ninguna sesión de las últimas dos semanas se han alcanzado los 2,5 millones de títulos negociados. Una cifra que se queda en nada frente a los 9,3 millones de acciones en que se sitúa su volumen medio este año y que mengua aún más al compararse con los 37,2 millones de acciones que llegaron a intercambiarse en una de las sesiones más volátiles de estos primeros cruces de 2013.

El desinterés de los inversores por seguir pujando por el turbulento Banco de Valencia tiene su ejemplo más claro en las dos últimas sesiones. El miércoles, los brókeres tan solo negociaron 1,19 millones de títulos de la centenaria entidad, pero la cifra fue aún mucho menor el martes. Entonces, tan solo cambiaron de manos 728.311 títulos del levantino, la cifra más baja desde la sesión de Nochebuena, cuando el parqué madrileño tan solo abrió media sesión.

Mientras tanto, los oportunistas que al comienzo del año acudieron a Banco de Valencia a la espera de cazar alguna ganga a corto plazo parecen mantener posiciones de momento. Ya no hay compradores, pero tampoco se ha producido ninguna huida en masa. Así lo atestiguan, apuntan varios analistas técnicos, que no se haya producido ninguna consolidación fuerte de precios, y es que su gráfica se mueve a cotas aún distantes de su mínimo histórico del pasado 28 de diciembre, en 0,062 euros por acción. A media sesión de este jueves, cada título del de Pintor Sorolla marcaban 0,124 euros unitarios.

La espera de algún guiño por parte de los administradores del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) dependiente del Banco de España, no obstante, cada vez convence a menos gestores de carteras. En este sentido recuerdan algunos que ya fue un triunfo el que no se valorasen en nada las viejas acciones de la entidad y se les mantuviera un nominal de 0,01 euros. Una noticia que, en su momento cuando se descontaba un valor cero para el levantino, también provocó un fuerte y especulativo ‘rally’ como el de principios de año que ahora languidece a falta de buenas nuevas.