Amper ‘se deja querer’ por Ezentis tras la salida de Telefónica

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Telefónica ha firmado su salida definitiva de Amper, su antigua filial. Sin embargo, la gráfica bursátil de la tecnológica no ha cedido un céntimo este martes ante la expectativa de que Ezentis pueda incrementar ahora con más facilidad su peso en su reciente apuesta inversora. Al calor de estas especulaciones, sus títulos remontan un 5,2% a contracorriente del parqué madrileño.

Este martes se ha conocido que Telefónica vendió el 2,9% que le quedaba de la tecnológica antes de la Nochevieja de 2012. Una operación por la que no necesitó rendir cuentas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores por haber perdido la condición de accionista relevante en septiembre. Entonces, la ‘teleco’ redujo su participación por debajo del umbral del 3% al hacer caja con la mitad del paquete accionarial que mantenía en su vieja filial.

Si ya en aquel momento el mercado especuló con un desembarco más amable para los nuevos socios de referencia de la cotizada -a saber: la Ezentis que preside Manuel García-Durán y el fondo Veremonte de Enrique Bañuelos- hoy los rumores se multiplicaban. Y es que, aún está pendiente de cierre la segunda vuelta de la ampliación de capital mediante la cual el fondo inversor del empresario saguntino se hará con el control de Amper, al que también están convocados el resto de sus accionistas.

Sobre este punto, precisamente el presidente de Ezentis apuntó en una reciente entrevista que su compañía no había entrado en Amper por una mera apuesta inversora. En su lugar, el directivo apuntó que antes de marzo se estudiaría un posible acuerdo de colaboración entre ambas compañías. Un pacto que, especulan algunos gestores de carteras, podría pasar por un peso en el capital de la tecnológica superior al 5,75% de que ahora goza.

Los frutos del expediente de regulación de empleo que se ha pactado para Amper parecen, a juicio de los expertos, el punto decisivo para marcar la nueva hoja de ruta de la cotizada. De hecho, aunque estos recortes ya se habían promovido en la compañía antes del desembarco de Bañuelos, son muchas las voces que apuntan a que era una de las condiciones ‘sine qua non’ del valenciano para entrar con paso decidido en su accionariado.

A la espera de concretar cómo queda finalmente el reparto de poder en Amper una vez se cierre la ampliación de capital por 15 millones de euros anunciada hace ahora tres semanas, los amantes de la especulación, habituales del ‘trading’ intradía en la tecnológica. Mientras tanto, Veremonte cuenta con una participación del 9,24% -si bien se ha comprometido a suscribir un tercio de la nueva emisión-, el fondo nórdico Tvikap mantiene un 22%; CaixaBank, un 5,1% y Liquidambar Inversiones, un 5%.

Este martes, el volumen de negocio en Amper alcanzaba ya al ecuador de la sesión 170.000 acciones, superando su media anual de una jornada completa y marcando su segundo máximo registro en lo que va de este 2013. Los gestores más activos del lado de las ventas que se imponían en el valor eran Banco Santander, BBVA, CaixaBank e Ibercaja. En las ventas, los que soltaban más acciones de la antigua filial de Telefónica eran Ahorro Corporación Financiera, Ibersecurities -el bróker de Banco Sabadell-, y Mirabaud Finanzas.