El ambicioso programa de estímulo de Japón lleva al Nikkei a máximos de dos años

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El Nikkei, el principal indicador de la Bolsa de Japón, se disparó hoy un 1,4%, hasta máximos de 23 meses, animado por las compañías exportadoras, que se beneficiaron de la debilidad del yen después de que el Gobierno nipón haya aprobado un ambicioso paquete de medidas de estímulo por valor de 170.000 millones de euros.

Este plan, cuyo objetivo es crear unos 600.000 empleos y sumar dos puntos al debilitado PIB del país, incluye una inversión del Gobierno central por valor de 10,3 billones de yenes (unos 87.200 millones de euros), la mayor partida de gasto público desde el año fiscal 2009, cuando Japón trataba de sobreponerse al impacto de la crisis desatada por la caída de Lehman Brothers. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, que ya sirvió como primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, anunció en rueda de prensa las nuevas medidas de estímulo económico.

“Desafortunadamente, el anterior Gobierno fracasó a la hora de encontrar la manera de estimular la economía”, dijo Abe. “Es vital contar con una estrategia que permita crear empleo, elevar los ingresos y generar un crecimiento sostenible”, añadió.

Los proyectos de obras públicas son precisamente uno de los grandes pilares del plan de estímulo, que destina a este apartado unos 3,8 billones de yenes (unos 32.000 millones de euros millones de euros) para hacer crecer la economía.

Además, el Ejecutivo nipón planea destinar 10,3 billones de yenes (88.000 millones de euros) a financiar la prevención de desastres naturales y labores de reconstrucción, así como a mejorar la seguridad de los ciudadanos en áreas de riesgo y a revitalizar la economía.

El anuncio del millonario plan de revitalización fue aplaudido por el mercado, en un día en que el yen volvió a depreciarse frente al dólar, que llegó a tocar su máximo en unos dos años y medio en Tokio al intercambiarse temporalmente a 89,35 yenes. El euro también ganó fuerza y alcanzó brevemente los 118,58 yenes, su nivel más alto desde mayo de 2011. El Nikkei cerró por encima de los 10.800 puntos, su nivel más alto desde febrero de 2011.