La prima de riesgo se mantiene estable a la espera del Tesoro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A la espera de que el Tesoro Público busque hoy dueño para 2.000 millones de euros en bonos a dos, tres y cinco años, la prima de riesgo española se mantenía estable en los 514 puntos básicos, tan solo uno por encima del cierre de ayer. En algunos cruces de este jueves, el diferencial de lo deuda española llegaba a caer incluso al filo de los 505 enteros.

Tras los primeros compases de negociación en el mercado secundario de deuda, los bonos españoles a diez años se instalaban en el 6,76% de rentabilidad, un porcentaje muy similar al que se marcó al cierre del miércoles. Sin embargo, los tipos ofrecidos por los ‘bunds’ alemanes de referencia crecía hasta el 1,62% a causa de las pobres cifras macro que ayer se conocieron en Berlín y por la falta de concreción sobre el posible rescate blando de España e Italia a través de la compra de bonos de estos dos países periféricos.

En lo que se refiere a Italia, sus títulos de deuda amanecían el jueves con una rentabilidad del 5,78%, una cota que implicaba una horquilla de 416 puntos básicos frente a los bonos germanos de referencia. Por lo que se refiere a Grecia, sus títulos a diez años rebajaban sus tipos al 26,46% después de haberse conseguido un gobierno de unidad nacional en el país, aunque la prima de riesgo seguía instalada por encima de los 2.400 puntos.

Un escenario en principio favorable para la cita emisora de hoy del Tesoro español, que intentará colocar en el mercado bonos con vencimiento el 30 de abril de 2014 y un cupón del 3,4%, bonos con vencimiento el 30 de julio de 2015 y cupón del 2,13%, y obligaciones con vencimiento el 30 de julio de 2017 y cupón del 5,5%. Se trata de la segunda subasta que Madrid lleva a cabo desde que se anunció el rescate de la banca española, cuyos detalles aún no se han revelado.

Mientras llegan esos datos, lo que sí se conocerá hoy serán las auditorías diseñadas por Oliver Wyman y Roland Berger y que, según algunos expertos, podrían estar en poder del Ejecutivo español desde comienzos de semana. En ellas se recogen las necesidades de capital que experimentaría la banca española ante un fuerte deterioro económico y podrían marcar la necesidad de acudir al rescate para entidades más saneadas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA