Repsol e IAG: cara y cruz del acuerdo de la OPEP en el Ibex 35

Sede de Repsol
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El pacto de la OPEP aún debe definir el reparto del recorte a la producción petrolera entre sus miembros, pero los inversores dan por hecho que en noviembre habrá entendimiento. El acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es sin duda alguna el motor de los mercados este jueves. En el Ibex 35, el efecto del pacto para rebajar el ritmo de bombeo de los pozos es más que evidente: Repsol lidera los avances un 5% al alza mientras IAG sucumbe a las caídas desde primera hora un 2% a la baja.
 
Los dos valores del Ibex 35 más expuestos en su negocio a la evolución de los precios del crudo se han convertido en líder y colista de la tabla de revalorizaciones del índice rey de la Bolsa española. Los inversores adelantan que el pacto de la OPEP resultará en un mayor margen de beneficio para la petrolera española mientras que engrosará una de las principales partidas de gasto del grupo hispano-británico de aerolíneas. La firma de ingeniería Técnicas Reunidas, que tiene en el sector de los hidrocarburos a muchos de sus grandes clientes, también ha festejado el recorte a la producción de crudo con avances del entorno del 2% a media sesión negociadora.
 
A pesar de que se trataba de una reunión informal y del escepticismo de muchos analistas de materias primas, la constante presión bajista sobre la cotización del petróleo ha forzado el acuerdo. El encuentro de Argel se ha saldado con un principio de acuerdo para rebajar la producción conjunta del cártel petrolero desde los actuales 33,24 hasta 32,5 millones de barriles diarios, una cota a la que Arabia Saudí, el país líder de la institución y el más reticente de sus miembros a adoptar medidas de este tipo, habría accedido ante la comprobación de las dificultades para cuadrar su presupuesto ante el inexorable desplome de precios en los mercados internacionales.
 
Sin embargo, los analistas advierten de que lo anunciado al término de la jornada de ayer podría quedar en papel mojado en tan solo dos meses. Esto se debe a que tan solo se ha acordado la rebaja de producción, sin entrar en el detalle de las cuotas de cada país miembro, que es donde está la lucha que hasta ahora había impedido ningún acuerdo y donde las posiciones son más enfrentadas, sobre todo con los países que recientemente han vuelto al circuito internacional de exportación y están aún lejos de recuperar el viejo potencial que en los últimos años les han ido arrebatando algunos países del Golfo Pérsico. Entre estos díscolos se encuentran Irak, Nigeria y Libia, que ante la rebaja del belicismo en sus fronteras van recuperando capacidad productiva, e Irán, que se ha visto liberado del embargo internacional a sus barriles a consecuencia del abandono de su programa nuclear.
 
A pesar de este punto clave por resolver, las muestras de voluntad de entendimiento mostradas por representantes de diferentes países, así como el acercamiento a países no miembros y también productores como Rusia, hacen más probable ahora que el primer recorte de producción en ocho años se haga realidad. El ministro saudí de Petróleo, Khaled al-Falih, ha subrayado que “las diferencias entre los países de la OPEP sobre los niveles a los que debemos congelar [la extracción] se están reduciendo”, según declaraciones recogidas por agencias en el marco del encuentro celebrado en la capital argelina aprovechando una nueva edición del Foro Internacional de Energía.
 
El panorama del Ibex 35 se repite en los grandes índices bursátiles europeos. Al frente del Ftse 100 de referencia de la Bolsa de Londres se colocan las acciones de las petroleras Tullow Oil, Royal Dutch Shell y Petrofac junto con la ingeniería Weir Group, con avances próximos al 6% en los cuatro casos. En París, el liderazgo en revalorizaciones lo marcan la ingeniería Technic-Coflexip junto a las energéticas Total y Engie, la antigua GDF Suez. El aglomerado franco-holandés de aerolíneas Air France-KLM se apunta un retroceso cercano al 3% en la Bolsa de Ámsterdam.