El Santander refuerza su apuesta por la digitalización con su nueva consejera

Banco Santander
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El nombramiento como consejera independiente de Homaira Akbari impulsa la digitalización del Santander. Indra prepara emisión de bonos convertibles y Adveo también remodela su cúpula. Banco Santander refuerza su apuesta por la digitalización de sus servicios con el nombramiento de una nueva consejera. Se trata de la franco-estadounidense Homaira Akbari, que se incorpora como independiente a la cúpula directiva de la entidad de origen cántabro.
 
En el banco que preside Ana Botín el 40% de sus asientos del consejo de administración los ocupan ya mujeres. Akbari ocupará la vacante dejada por Ángel Jado, que ha renunciado a su puesto. Es doctora en Física Experimental de Partículas por la Tufts University y MBA por la Carnegie Mellon University. Su carrera profesional a caballo entre Francia y EEUU se ha centrado en el internet de las cosas, seguridad y big data, ha informado la entidad.
 
Las acciones del Santander se apuntan un 1,6% arriba en los primeros cruces en Bolsa de este miércoles. Botín ha destacado que el “conocimiento y experiencia profesional [de la nueva consejera] van a ser muy útiles al banco para avanzar en la transformación digital, uno de los grandes retos que tiene la industria financiera”. Asimismo, ha agradecido la labor desempeñada hasta la fecha por Jado.
 
También hay cambios en la cúpula de Adveo. La compañía de suministros de oficina ha apuntado a la CNMV la renuncia efectiva de Juan Antonio Hernández-Rubio que ya fue adelantada en la junta de accionistas de la sociedad celebrada el pasado mes de mayo. Así, previo informe favorable de la comisión de Nombramientos y Retribuciones, se ha designado por cooptación como nuevo presidente de la sociedad a Luis Carlos Croissier.
 
Una compañía más se apunta a emitir deuda para sacar partido de las condiciones generadas por el BCE en el mercado de renta fija. Se trata de Indra, que ha notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su intención de colocar bonos convertibles en acciones a siete años por 250 millones de euros ampliables en otros 50 si la demanda es suficientemente abultada siempre y cuando se barajen tipos de interés entre un 0,5% y un 1,25%.
 
Estos papeles podrán ser amortizados de forma anticipada y el precio de canje será resultado de sumar a la cotización de las acciones de la tecnológica madrileña una prima que se situaría entre el 25% y el 30%. Sus acciones caen cerca de un 3% en los primeros compases de la sesión al descontar la llegada de nuevos títulos llegado el momento del canje, con la correspondiente dilución.