BBVA se hunde a la cola del Ibex con su enésimo tropiezo en Turquía

Sede de BBVA
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El consejero delegado de BBVA había advertido hace dos meses de que el recorte al rating de Turquía fulminaría 15 puntos básicos de su capital de máxima solvencia. BBVA vuelve a pagar en Bolsa su apuesta por Turquía. El banco presidido por Francisco González se hunde a la cola del Ibex 35 con caídas de hasta el 4,5% en la sesión de este lunes en la que el mercado se atraganta con la decisión de Moody’s de degradar hasta la categoría de ‘bono basura’ al país otomano.
 
El castigo que los inversores han trasladado hasta BBVA desde la deuda soberana turca ha tenido parada en la Bolsa de Estambul. Garanti Bank, la entidad financiera de la que el banco español es accionista al 40%, ha llegado a sufrir un desplome del 6,6% a consecuencia de la pérdida de valor que la decisión de Moody’s conlleva para su cartera de bonos nacionales, ya golpeada por las turbulencias políticas que en los últimos meses han sacudido al país.
 
Las acciones del Garanti han pasado de luchar por la recuperación de las 8,50 liras turcas a perder de vista las 8,00 liras. La presión vendedora, además de en la magnitud del descenso, se ha dejado sentir en un volumen de negociación mucho más abultado que su media diaria anual: 125 millones de títulos frente a un registro promedio que apenas sobrepasa los 64 millones, según los registros del parqué estambulita.
 
Al arranque de esta última semana del tercer trimestre, el índice de referencia de esta plaza, el IST 100, ha perdido de una tacada más de 3.500 puntos básicos, cerca de un 4,5% en términos relativos frente al cierre del pasado viernes. Una pérdida de valor que para el balance de BBVA se acrecienta al considerar el retroceso que una jornada más la lira se ha apuntado frente a sus principales pares internacionales en el mercado de divisas, el euro como destacado entre ellas.
 
La decisión de la agencia estadounidense de calificación ha suscitado airadas críticas entre la clase gobernante turca. El primer ministro del país, en el cargo desde el pasado mes de mayo y señalado como su sucesor por el presidente Recep Tayyip Erdogan, ha acusado a Moody’s de carecer de toda neutralidad. “Turquía no se puede doblegar a los informes de tres o cinco agencias”, ha señalado Binali Yildirim en alusión a las grandes agencias globales de rating que analizan la salud financiera de instituciones y empresas en todo el mundo.
 
Este mismo mes de julio, apenas unas semanas después del intento golpe de Estado que sufrió el país asiático, el consejero delegado del BBVA, Carlos Torres, reafirmó la intención de la entidad de permanecer en este mercado emergente “a largo plazo” mediante su inversión en el Garanti. Entonces, ya reconoció que la devaluación acumulada por la lira tendría un impacto de un punto básico en la ratio de capital de máxima solvencia y que la entonces hipotética y ahora consumada rebaja de nota crediticia supondría la merma de otros 15 puntos básicos con base en los criterios Tier 1.