Bayer vuelve a toparse con el ‘no’ pese a mejorar su oferta por Monsanto

Bayer
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El fondo Henderson Global Investors, uno de los grandes accionistas de Bayer, se opone a que la alemana rasque más en su caja fuerte para hacerse con Monsanto. La redoblada apuesta de Bayer por Monsanto se ha topado con los primeros noes tan pronto como ha sido formalizada. Un fondo que cuenta entre los 20 mayores accionistas del aglomerado alemán ya se ha pronunciado en contra de una oferta que valora en 127,50 dólares cada acción, cota que mejora en un 2% su anterior puja.
 
El nuevo importe sobre la mesa de Monsanto otorga a la compañía americana una valoración de 65.000 millones de dólares, unos 59.000 millones de euros al cambio de divisas. Esta modificación de la oferta ha sido adelantada por Bayer también a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), pues las acciones de la firma alemana están también admitidas a negociación en Bolsa española.
 
Este documento señala que a día de hoy, las conversaciones con Monsanto para su absorción se encuentran “avanzadas”, pero que sin embargo los términos definitivos de la operación así como ciertas condiciones suspensivas no se han cerrado aún. Sin embargo, por mucho pacto que pudiera haber entre las compañías, si sus respectivas juntas de accionistas no aprueban la operación, todo quedaría en papel mojado y en la estadounidense afloran ya accionistas de referencia que siguen oponiéndose a la fusión.
 
Una de estas primeras voces contrarias a la puja mejorada ya por segunda vez es la del fondo Henderson Global Investors. Aunque su posición en la cotizada germana se limita a un 0,7% de su capital social, esta cartera es suficiente como para figurar en la lista de los 20 mayores inversores de Bayer. En este sentido, consideran, en contra de la opinión de los inversores de Monsanto, que el desembolso que ahora se plantea es muy superior al que merecería la toma de control de la gigante de la agricultura.
 
La anterior puja, que había puesto sobre la mesa 125 dólares por cada acción de Monsanto, lo que la otorgaba una valoración de 64.000 millones de dólares, fue rechazada por unanimidad en el consejo de administración de la estadounidense. La cúpula de la compañía calificó la oferta de “financieramente inadecuada” así como de “insuficiente” para garantizar el éxito del acuerdo. Sin embargo, advirtió que no se trataba de rechazar el intento de compra en su conjunto y que seguían esperando noticias de cara a un acuerdo más beneficioso para sus accionistas.
 
En ese momento, la puja por el control de la gigante mundial de la agricultura se abrió también a terceras partes, pues la propia directiva de Monsanto explicó que seguía “abierta para mantener conversaciones continuadas y constructivas con Bayer y otras partes” a la búsqueda la que pudiera ser la mejor opción. Un factor que, según analistas, también habría presionado a la alemana para reforzar su oferta frente a la posible aparición de competidores dispuestos a un mayor desembolso.
 
Mientras que Bayer llega a sufrir caídas de cerca del 1% en la Bolsa de Fráncfort, los futuros sobre acciones de Monsanto apuntan a una nueva sesión de fuertes ganancias. Antes de que dé comienzo la sesión de contado en Wall Street, la estadounidense apunta ya hacia avances superiores al 3% que aun dejan su gráfica a un 16% de igualar el precio que ahora se ha anunciado para la compra.