El BCE también impulsa las nuevas emisiones de deuda corporativa española

Las subastas de liquidez del Banco Central Europeo han hecho posible que las emisiones de deuda corporativa negociadas en AIAF, el mercado de renta fija del operador Bolsas y Mercados Españoles (BME), haya superado por primera vez los 900.000 millones de euros.

La barra libre de liquidez a tres años abierta en los últimos meses por la entidad emisora europea ha engordado las arcas de los bancos que, según varios expertos, se han animado a reinvertir lo captado en emisiones soberanas y corporativas a tipos más altos. A consecuencia de esta mayor inclinación inversora, la deuda empresarial admitida a negociación en el mercado español batió ayer mismo cifras récord, según se ha conocido hoy.

En los últimos meses del ejercicio pasado, la sequía de nuevas emisiones mantenía el volumen admitido a negociación en AIAF sin grandes cambios. Un mercado que en 2010 ya sufrió un leve retroceso en su saldo vivo del que se recuperó a lo largo del pasado ejercicio, cuando el BCE llevó a cabo su primera subasta de liquidez, en diciembre. Ayer, miércoles día 7 de marzo, el importe vivo admitido a negociación alcanzó los 901.513 millones de euros. Una cifra muy por encima de la anterior marca de máximos, registrada en la recta final de julio de 2009, era de 889.804 millones de euros.

En la nota redactada por BME, el operador de mercados destaca “el favorable comportamiento que viene registrando el mercado primario”. En concreto, se apunta directamente hacia los pagarés de empresa como los principales artífices de este incremento, un producto al que varias compañías han recurrido en los últimos meses en lugar de optar por emisiones de bonos u otros tipos de títulos de deuda. También ha ayudado “la renovación en fechas recientes de un importante volumen de emisiones de deuda avalada por el Estado y emitida por entidades bancarias”.

Según los datos más recientes de AIAF, el emisor que más títulos había incluido a negociación en este mercado entre enero y febrero de 2012 era CaixaBank. El mercado de renta fija de BME admitió papeles de la entidad barcelonesa a corto plazo por 5.052,3 millones de euros y a largo por 7.590,3 millones. Por sectores, los que representan un mayor saldo vivo en términos de valor nominal son, por este orden, entidades de financiación, bancos y cajas, energía y agua, y transportes y comunicaciones.

Ayer mismo, fecha en que se logró este pico de saldo vivo, los tipos medios de negociación de los papeles de deuda corporativa a 10 años se situaron en el 6,81%, mientras que la de 5 años quedaba en el 6,07%. Estos mismos periodos de vencimiento cotizan a una rentabilidades del 5,07% y 3,59% respectivamente para la deuda española en el mercado secundario.