Self Bank se lanza a duplicar su cartera de clientes en los próximos dos años

Self Bank, logotipo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El banco de inversión prevé alcanzar los 100.000 clientes como punto de partida para comenzar a facilitar crédito y ampliar su negocio minorista. Self Bank tiene un objetivo: multiplicar por dos los 50.000 clientes con los que ahora cuenta antes de que termine el año 2017. El banco de inversión ha confiado este reto a sus nuevos productos de ahorro y su novedosa plataforma operativa digital. Con ella pretende “llegar a un público más generalista” del que ya ha alcanzado en 14 años.

El producto estrella con el que Self Bank cuenta para esta andadura es la nueva Cuenta Self. Tal como han explicado los directivos del banco esta mañana en Madrid, en realidad se trata de dos cuentas asociadas, una corriente y otra de ahorro. Esta última promete una rentabilidad del 2,5% a tipo de interés nominal (TIN) durante los cuatro primeros meses tras su contratación para pasar después a un 0,75% a tasa anual equivalente (TAE). El resultado para el primer año el TAE global asciende a un 1,34% y supera lo que buena parte de los depósitos bancarios tradicionales ofrecen para el mismo periodo.

Al calor de este nuevo producto destinado al público más generalista, la entidad participada por el grupo Société Générale y CaixaBank, el objetivo es poder desarrollar músculo suficiente como para embarcarse en el lanzamiento de otras líneas de negocio más allá de la tradicional intermediación bursátil en la que fundamenta su actividad. Esto se debe a que, tal y como ha explicado su director general, Alberto Navarrete, “no queremos financiación externa” para llevar a cabo proyectos como la concesión de crédito hipotecario, que ya figura entre los planes de futuro del equipo directivo.

Asimismo se ha presentado también el nuevo entorno digital del banco en el que los clientes pueden acceder a toda lo operativa y a utilidades pioneras en el mundo de la banca online. La nueva plataforma permite, entre otras cosas, conseguir proyecciones de gastos e ingresos personales a tres meses vista, agrupar gastos por categorías o conceptos definidos por el cliente, así como acceder a movimientos a través de un sencillo buscador. Una serie de herramientas que, en palabras de Navarro, “permite ser pioneros en atender las demandas de los nuevos consumidores, que solicitan un modelo de relación distinto con las entidades financieras”.

En este sentido, cabe destacar que Self Bank no dispone de sucursales físicas y que cualquier proceso se lleva a cabo por vía telemática. Algo que, ha reconocido el directivo, ayuda a ganar en eficiencia y rentabilidad y que no parece suponer un contratiempo para la entidad que gracias al nuevo entorno digital desarrollado en un año y tres meses “puede gestionar un gran número de clientes con poco personal” basándose en la idea del self, del ‘hágalo usted mismo’ que se asocia a la banca digital.

Fernando Egido, director general adjunto, ha destacado que la entidad busca liderar el segmento de los bancos digitales, que “no es sinónimo de banca online”, ha puntualizado. En esta línea, Navarro ha resaltado que “es hora de que los clientes tomen las riendas de su dinero y empiecen a gestionarlo” por sí mismos del mismo modo en que “ya son independientes para comprar un vuelo por internet o hacer la compra desde su móvil”.

Es así que tampoco existen despachos de asesoría como tal en el banco, sino que se ofrecen carteras tipo para cada perfil de inversión cuando así se solicita pero no una recomendación personalizada, sentido en el que sin embargo se mueven cada vez más los bancos tradicionales y buena parte de la industria financiera española en contraposición al modelo que propone una entidad que se reinventa en la era del selfi tras 15 años de presencia en el país bajo la misma filosofía y marca comercial.