Amper consigue luz verde del Gobierno para la venta de una filial

Sede de Amper
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El Consejo de Ministros autoriza la operación para salvaguardar la continuidad de la matriz después de haber sufrido las huidas de Bañuelos y Slon Capital. Amper tiene luz verde para hacer caja con su filial Amper Programas de Electrónica y Comunicaciones. El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes que la compañía española de defensa proceda a la venta de esta unidad al grupo francés Thales.

La operación ya había sido pactada y anunciada el pasado mes de agosto, sin embargo, debía ser aprobada por el Gobierno español por tratarse de una compañía de defensa y ser una de las grandes contratistas del Ejército español. Los ministros han considerado que la venta de la filial es conveniente para asegurar la viabilidad de la matriz, dada la inyección de 1,5 millones de euros que le supondrá la venta.

Esta decisión se toma después de que Amper haya sufrido las espantadas del empresario valenciano Enrique Bañuelos y, más tarde, del fondo estadounidense Slon Capital. Ambos se presentaron como rescatadores de una compañía aquejada por su elevado endeudamiento y su escasa actividad comercial. Además, han apuntado que los ingresos obtenidos con la venta del 51% de la marca de programas y comunicaciones, podría destinarse a actividades de defensa nacional.

Mientras tanto, los acreedores siguen concediendo prórrogas a la compañía para que cumpla con sus compromisos de deuda. La última se suscribió el pasado martes y se extenderá hasta el próximo 30 de noviembre. Un pacto o stand still, como se le conoce en jerga financiera, que prosigue ahora con el visto bueno del Gobierno, pues se supeditaba al éxito de la operación de venta.

En lo que va de año, Amper ha perdido un 44% de su valor en Bolsa a la espera de un plan que finalmente consiga salvarla de la quiebra al filo de la cual lleva meses paseando. Este viernes, la tecnológica ha cerrado sesión en plano y con un volumen de negociación muy inferior a su media anual diaria. La noticia del visto bueno llegaba al cierre de sesión, pese a haberse producido en la reunión sostenida durante la mañana por los ministros del gabinete de Rajoy.