Enel reconoce que planea finiquitar a Endesa sacándola de Bolsa

Sede de Enel
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El fin de Endesa parece algo más próximo. Después de meses y años negando lo que para muchos era una evidencia, los dueños italianos de la eléctrica admiten que preparan su liquidación. Los dueños italianos de Endesa al fin hablan claro de sus intenciones para con la compañía en la que desembarcaron en el año 2009. Enel se plantea seriamente finiquitar su filial española sacándola de Bolsa y vendiendo al mejor postor después los pocos activos que aún le quedan en cartera.

El encargado de poner las cartas sobre la mesa después de largos meses de especulación no ha sido otro que el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, que en un encuentro informativo con periodistas en Roma, donde el grupo energético tiene sus cuarteles generales. Unas oficinas a las que llegó por recomendación del Gobierno italiano y desde las que también presta sus servicios como vicepresidente y miembro de la comisión ejecutiva de Endesa.

La decisión definitiva sobre el futuro de Endesa llegará “el próximo mes”, según el directivo italiano. Una vez que la junta de accionistas de la compañía haya dado su visto bueno a la operación con la que Enel ha vaciado de todos sus activos más valiosos a su filial para España. Una operación que, además de no suponer casi ningún coste para la transalpina por su decisión de repatriar el coste de la operación a modo de dividendo extraordinario, podría suponer todo una estrategia para dejar de pagar impuestos al fisco español por los activos latinoamericanos del grupo energético.

En cualquier caso, el discurso ya difiere mucho del que hace poco más de un año mantenía el entonces consejero delegado de Enel, Fulvio Conti. En un momento de máxima especulación en torno a posibles OPA de exclusión en la Bolsa española, el directivo italiano afirmaba categóricamente que no había “nada” sobre la retirada bursátil de Endesa en los despachos de su matriz. “Son inferencias externas que no sé de dónde provienen”, llegó a afirmar.

Ahora Starace ha confirmado que su equipo de gobierno está valorando la manera de sacar algo más de rentabilidad a su exprimida filial. En este sentido, dos opciones suenan con fuerza. La primera de ellas, ha detallado, pasa por “colocar acciones en el mercado” como parte de una oferta pública de venta que rebajase el protagonismo de Enel del 92% que actualmente controla en Endesa. La otra, a la que hasta ahora habían evitado referirse los italianos, es directamente “quitar a Endesa del mercado bursátil y vender los activos a inversores institucionales”.

Estas declaraciones llegan en vísperas de finiquitarse el vaciado de Endesa, que ahora queda recluida a un mercado ibérico al que Enel concede cada vez una menor cuota de inversiones, y poco después de haberse confirmado la retirada de otro alto directivo italiano en el consejo de la filial española. Sin embargo, Starace prefiere señalar que el momento es óptimo para la operación no tanto por el proceso de saneamiento emprendido por la propia compañía con cargo a la caja fuerte y la cartera de la cotizada en Madrid, sino porque “los capitales están buscando inversiones en sociedades que tengan flujos de caja regular” en mercados como el español.