Los trabajadores de Caja España-Duero comienzan a buscarse la vida fuera de la entidad

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

‘Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar’ reza el refrán, y los trabajadores de Caja España-Duero ya han comenzado a aplicárselo ante la oleada de despidos que han anunciado el resto de entidades rescatadas. Según comentan algunos empleados, cada vez son más los que se apuntan a cursos de formación o a estudiar idiomas, ante la certeza de que se producirá un recorte de plantilla considerable. A día de hoy, los cursos de administrativo son los favoritos.

No obstante, en los pasillos aún se conserva la esperanza de que la fusión con Unicaja llegue a buen puerto, pese a que se agota el plazo para que ambas entidades lleguen a un acuerdo. Tan pronto como en febrero el FROB inyectará los 604 millones de euros, y a partir de ese momento Unicaja deberá pujar con otros interesados si quiere hacerse con Caja España-Duero.

A cambio de esta ayuda, la Comisión Europea exigirá una reducción del balance de la entidad del 30%, así como el cierre de 260 oficinas y el recorte de 1.500 empleos en un plazo de dos años.