La decisión del Tribunal Supremo de admitir a trámite una qu

La decisión del Tribunal Supremo de admitir a trámite una querella del colectivo Manos Limpias contra el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, en la que le acusa de prevaricación por la causa que abrió contra el franquismo, y la victoria del Barça en la final de la Liga de Campeones, son las dos noticias que copan las portadas.

La investigación al juez Garzón ha sido, lógicamente, acogida de una manera bien distinta por la prensa conservadora y por la progresista. Abc está encantado con “la caída de Garzón en desgracia” porque considera “es un serio contratiempo para el PSOE, y más en tiempo electoral” y coincide con La Razón en que si el TS mantiene su imputación después de que preste declaración como querellado, el juez debería abandonar el juzgado. Finalmente, El Mundo, uno de los más enconados enemigos mediáticos del juez de la Audiencia Nacional se felicita por considerar que “el Supremo ha dado un paso clave para poner punto final a sus abusos, siempre consentidos hasta ahora, y acabar con su concepción de la justicia como show-bussines”.

Y mientras los diarios de derechas cruzan los dedos a ver si hay suerte y el Tribunal Supremo se carga al molesto juez, El País y Público destacan la condición “ultraderechista” del sindicato Manos Limpias. El diario que dirige Félix Monteira recuerda además que Adolfo Prego, el ponente del auto, firmó en enero de 2008 un manifiesto contra la ley de Memoria Histórica que “todavía puede consultarse en el blog de Pío Moa” y que también fue firmado por Federico Jiménez Losantos y Cesar Vidal. Sin embargo, el rotativo de Prisa en lo que más pone el acento es en la doble vara de medir del PP y recuerda a Rajoy que “la resolución otorga a Garzón la misma cualidad de imputado” que corresponde a Camps, o al resto de los implicados en el caso ‘Gürtel’. Y es por lo del juez, a Rajoy no le hemos oído quejarse de los Torquemadas e inquisidores’.