Mattarella convoca a Mario Draghi con la vista puesta en un gobierno «de alto perfil» para Italia

El presidente del BCE, Mario Draghi
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Italia, Sergio Mattarella, ha convocado para una reunión al expresidente del Banco Central Europeo Mario Draghi, después de haber apuntado este martes a la conformación de un nuevo gobierno «de alto perfil» para Italia.

La reunión tendrá lugar este miércoles a las 12.00 horas en el Palacio del Quirinal, ha trasladado el portavoz del presidente, Giovanni Grasso, según informa el diario ‘Corriere della Sera’.

Mattarella ha comparecido después de que las conversaciones para lograr un «gobierno en mayoría» sobre la base de los partidos que apoyaban al Ejecutivo del primer ministro en funciones, Giuseppe Conte, hayan fracasado.

Según la información recogida por la prensa italiana, Mattarella también ha apuntado a la celebración de elecciones anticipadas, aunque ha instado a considerar «con cuidado» este camino.

A su juicio, la crisis sanitaria y económica «requiere un gobierno en la plenitud de sus funciones y no un gobierno con la actividad reducida al mínimo». «Se trataría de mantener a nuestro país con un gobierno sin plenas funciones en meses cruciales», ha indicado, recalcando que «un socio electoral es incompatible con el delicado desafío que enfrenta el país», según ha recogido ‘Il Messagero’.

Tras el colapso de la mayoría del Gobierno de coalición del primer ministro Conte, que se mantiene en funciones hasta que se aclare el escenario político, la primera opción de Mattarella fue la conformación de un nuevo gobierno con los partidos que apoyaban a Conte, lo que encargó al presidente de la Cámara de Diputados italiana, Roberto Fico, tras una ronda de consultas con los partidos políticos italianos.

Este martes, tras una breve reunión en el Palacio del Quirinal, Fico ha lamentado que «no ha registrado una voluntad unánime de dar vida a una mayoría».

El detonante de la crisis ha sido la división en el seno de la coalición gobernante –formada por Italia Viva, el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el Partido Democrático (PD)– después de que las discrepancias en torno al destino de los fondos de recuperación europeos colmasen la paciencia del líder de Italia Viva, Matteo Renzi, que decidió el 13 de enero romper la alianza y sacar a sus dos ministras. El Gobierno de Conte quedaba así en minoría.

La opción de recurrir de nuevo a Conte era la favorita, aunque la prensa italiana ya se había referido a la posibilidad de que se plantee una administración liderada por un tecnócrata, como ya ocurrió en 2011 con Mario Monti. Si no hay acuerdo, Italia se vería abocada a convocar elecciones anticipadas.

El M5S y el PD ya se han expresado en contra de esta posibilidad, a favor de la cual hablan, entre otros, el líder de la Liga, Matteo Salvini. No en vano, su partido figura como favorito en todos los sondeos recientes sobre intención de voto y tiene opciones de encabezar un futuro gobierno de derechas tras su etapa como ministro del Interior en el primer gabinete de Conte.

Desde el partido conservador italiano Forza Italia, su líder, Silvio Berlusconi, ha planteado la opción de un gobierno de «unidad nacional» o, como alternativa, la convocatoria de elecciones anticipadas como salida a la crisis política que vive el país, aunque el martes aseguró que aún no se habían producido contactos.