Madrid necesitaría 10.000 enfermeras más para alcanzar la media europea

Hospital sanidad
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La Comunidad de Madrid, como el resto del país, tiene un grave problema con la escasez de enfermeras y enfermeros. Mientras que la media europea es de 8,1 profesionales por cada 1.000 habitantes, el ratio en la región madrileña no supera el 6,6. Si la cifra se circunscribe exclusivamente al sector público (SERMAS), la media es de 3,4 por cada 1.000 habitantes.

No existe un registro que indique con exactitud la cantidad de enfermeros y enfermeras que ejercen actualmente dicha profesión en la Comunidad de Madrid. Los datos del Instituto Nacional de Estadística sobre la cantidad de enfermeros colegiados – no jubilados – que hay en la región facilitan la concepción de una idea general, pero obvian a quienes permanecen sin contrato laboral.

Según el INE, hay un total de 43.718 enfermeros colegiados y sin jubilar en la Comunidad. La cifra incluye el sector público y privado. En una región de 6,5 millones de habitantes, esa cantidad supone una media de 6,6 enfermeros colegiados por cada 1.000 personas. Para alcanzar el ratio europeo (8,1), la comunidad debería incorporar (como mínimo) 10.000 nuevas plazas a su sistema de salud.

En cuanto a la cantidad de enfermeros y enfermeras que ejercen su labor en el sistema público de Salud de la Comunidad de Madrid (SERMAS), el sindicato de enfermería SATSE revela a EL BOLETÍN que son 20.004. Es decir, una media de 3,4 por cada millar de habitantes.

El Sistema Nacional de Salud en España cuenta con 5,6 enfermeras por cada 1.000 habitantes. Según el Informe sobre Recursos Sanitarios en España y la Unión Europea con datos de 2014, España necesita 131.040 enfermeras más de las que tiene actualmente. Principalmente en Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid.

La OPE de Enfermería en la Comunidad de Madrid, prevista para mayo de 2019, contará con 5.266 plazas en Madrid. Una cifra que acercará los datos de la región a la media europea pero que exigirá todavía mayores esfuerzos.