Los vecinos de Centro denuncian la expansión descontrolada de los pisos turísticos al Defensor del Pueblo

Francisco Fernández Marugán, Defensor del Pueblo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los vecinos del Centro de Madrid se han reunido con el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, para denunciar los problemas que está ocasionando a los residentes la expansión sin control de las viviendas turísticas en la capital.

La reunión en la que participó una delegación compuesta por representantes de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y de la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Centro es calificada de “fructífera” por los representantes de estos colectivos vecinales, que destacan el interés de Fernández Marugán y sus técnicos en conocer las quejas vecinales y también que vieron a la institución abierta a sus demandas.

E informan que desde la institución se emplazó a los colectivos vecinales a enviar sus quejas por escrito, con objeto de poder abrir un expediente y comenzar a trabajar, un requerimiento que estas asociaciones se comprometen a cumplir en los próximos días.

Los delegados vecinales, entre los que se encontraba el responsable de Urbanismo y Vivienda de la FRAVM, Vicente Pérez Quintana, expusieron las principales quejas de las comunidades de vecinos afectadas por el problema, entre las que se encuentran el deterioro de la convivencia, la subida de los precios de la vivienda o la progresiva transformación del centro en una especie de parque temático para turistas, cuestiones que están generando la expulsión de parte de la población residente.

Del mismo modo, lamentaron “la inacción de las administraciones a la hora de defender el derecho a la vivienda y a la ciudad de esta población, ya que en su mano está aplicar la actual legislación para poner freno a la expansión de los pisos turísticos, pero no lo hacen”, tal y como destacan desde la FRAVM, federación que insiste en que las asociaciones vecinales siguen constatando que “ las labores de control, inspección y vigilancia de las viviendas de uso turístico son prácticamente inexistentes.”