Los ultracatólicos presionan a PP, Cs y Vox para que implanten ya el ‘pin parental’

Aula de un colegio concertado
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los ultracatólicos quieren que PP, Ciudadanos y Vox trabajen para implantar ya el ‘pin parental’ en las autonomías en las que gobiernan. Entre ellas, en la Comunidad de Madrid, donde rechazan las declaraciones de la presidenta Isabel Díaz Ayuso negando la existencia de adoctrinamiento en los colegios e institutos de la región. De esta manera, y a través de HazteOir.org, Pablo Casado, Inés Arrimadas y Santiago Abascal han recibido en los últimos días más de 100.000 mails exigiendo que esta medida se ponga en marcha.

“Trabajen para implantar el `pin parental’ donde gobiernen”, rezan los correos electrónicos que los dirigentes del PP, Ciudadanos y Vox tienen en sus bandejas de entradas en el marco de la campaña iniciada por HazteOir.org “frente a los totalitarios”.

Según el presidente de esta asociación, Ignacio Arsuaga, “el Gobierno y la izquierda están aterrorizados porque el ‘pin parental’ puede implantarse en los centros educativos de varias comunidades autónomas en los próximos meses”. “Hay comunidades autónomas en las que gobierna el Partido Popular con el apoyo de Ciudadanos y Vox, como Madrid”, explica el responsable de HazteOir.org, que señala que la negativa de Díaz Ayuso a la existencia de adoctrinamiento en los colegios e institutos. “Les invitamos a que echen un vistazo a los casos que tenemos recogidos en la sección de Madrid (al menos 52 publicados)”, asegura Arsuaga. Algo que desmiente el Gobierno regional.

Para esta asociación en la comunidad hay que sumar la Ley LGTBI, que “incluye un capítulo educativo que obliga a introducir contenidos de ideología de género impartidos por asociaciones subvencionadas por el Gobierno del PP, como COGAM o Arcópoli”. “Sus activistas, ajenos a la comunidad escolar, se introducen en las aulas y realizan talleres con niños o les imparten charlas sin conocimiento previo ni autorización de los padres”, denuncia.

Más allá de esto, los ultracatólicos inciden en que su campaña recuerda a los tres líderes políticos a los que va dirigida (Casado, Abascal e Arrimadas) que este pin “es una herramienta que evita que los niños sean adoctrinados en actividades extraescolares sin el consentimiento paterno”.