Los técnicos de Hacienda piden a Montoro que investigue la ‘offshore’ de Moix

Manuel Moix junto a Ignacio González
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El fiscal jefe de Anticorrupción, Manuel Moix, se defiende desde ayer con el argumento de que la sociedad panameña que mantiene junto a sus hermanos desde hace seis años permanece “inactiva”. Para el Sindicato de Técnicos de Hacienda Gestha, ese es precisamente el dato que convierte todo este asunto en una ilegalidad: “En nuestra opinión es ilegal porque se trata de una sociedad interpuesta para ocultar una propiedad”, explica el secretario general de Gestha, José María Mollinedo.

Los técnicos entienden que el hecho de que el chalé madrileño sea el único objeto de la sociedad Duchesse Financial Oversea pone de manifiesto la intención ilícita de su creación y de que los hermanos Moix la hayan mantenido desde la muerte de sus progenitores hace seis años. Desde Gestha explican a este medio que, según la normativa vigente sobre el Mercado de Valores, si más de la mitad de los activos de una sociedad se corresponden como en este caso con una propiedad inmobiliaria, “estamos ante un caso de elusión fiscal”.

Se entenderá, salvo prueba en contrario, que se actúa con ánimo de elusión del pago del impuesto correspondiente a la transmisión de bienes inmuebles en los siguientes supuestos”, se lee en el artículo 314 de la ley de 2015, que contempla como primer caso:

Cuando se obtenga el control de una entidad cuyo activo esté formado en al menos el 50% por inmuebles radicados en España que no estén afectos a actividades empresariales o profesionales, o cuando, una vez obtenido dicho control, aumente la cuota de participación en ella”.

“Por lo que entendemos de las declaraciones del fiscal, ha mantenido la sociedad para ahorrarse esos 90.000 euros”, afirma Mollinedo, en referencia al cálculo que el fiscal aporta sobre los gastos que habría conllevado declarar el chalé al sacarlo de la offshore.

«Se actúa con ánimo de elusión con el control de una entidad cuyo activo esté formado en al menos el 50% por inmuebles radicados en España no afectos a actividades empresariales o profesionales», establece la Ley del Mercado de Valores,

Aunque los técnicos no cuentan con la información exacta para evaluar qué consecuencias podría tener una hipotética investigación sobre las posesiones en Panamá de Moix, sospechan que buena parte de las responsabilidades tributarias de los herederos podrían haber prescrito.

«Levantar el velo societario»

Por todo ello, los técnicos han pedido hoy a a la Agencia Tributaria que abra una inspección sobre el fiscal jefe Anticorrupción y sus hermanos para verificar si realmente la sociedad familiar, Duchesse Financial Overseas, radicada en Panamá, es una empresa para eludir el pago de 90.000 euros en impuestos, según reconoció el propio fiscal. «Esta inspección deberá dilucidar si procede levantar el velo societario para que afloren los verdaderos y últimos propietarios de este chalé», apunta el comunicado de Gestha.

En declaraciones a este medio recuerdan que, de hecho, la Agencia Tributaria debería tener conocimiento del estado de esta propiedad a través del perfil de Moix como contribuyente. “Si no se ha actuado con anterioridad es el momento de que Hacienda lo haga”, pide Mollinedo al departamento que dirige Cirtóbal Montoro. en este sentido, el comunicado de los inspectores pide a la AEAT que informe públicamente si detectó alguna irregularidad fiscal en dicha familia y qué decisión se tomó al respecto tras la presentación de los modelos 720 de bienes y derechos en el extranjero en 2013 y, «especialmente, tras la puesta en marcha en el primer semestre de 2016 de la nueva herramienta informática para el control de patrimonios y rentas con la información de este modelo 720».

Unos 450 euros por cerrar la sociedad

Los técnicos de Hacienda insisten en que “multitud de depsachos, en Panamá y también en España”, ofertan en sus portales web el servicio de cierre de sociedades instrumentales por un precio que ronda los 450 euros.

Según explica Mollinedo, mantener la sociedad activa durante estos seis años ha podido costar unos 850 euros anuales a los hermanos Moix, entre pagos al bufete y otros servicios notariales necesarios para que la empresa pantalla siga con vida.