Los socialdemócratas alemanes se hacen con el Ministerio de Finanzas

Angel Merkel y Martin Schulz
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La canciller alemana, Angela Merkel, hizo hoy gala de su consabido pragmatismo al otorgar grandes concesiones al Partido Socialdemócrata (SPD) en pos de asegurar la reedición de una gran coalición que pone fin a la mayor crisis de Gobierno que ha enfrentado el país. Ante el temor de que los cerca de 460.000 militantes del SPD puedan echar por tierra en las próximas semanas el acuerdo alcanzado tras más de cuatro meses con un Ejecutivo en funciones, la mandataria ha cedido a sus socios las principales carteras del futuro Gobierno.

En el reparto acordado, los socialdemócratas se hacen cargo del todopoderoso Ministerio de Finanzas, que en las últimas dos legislaturas fue dirigido con mano de hierro por Wolfgang Schäuble, correligionario de Merkel y artífice de la política de la austeridad alemana.

Además, el SPD, con tan solo el 20,5% de los votos en las elecciones del pasado 24 de septiembre, su peor resultado histórico, asume también departamentos de peso como Exteriores, Justicia, Familia y Trabajo y Asuntos Sociales.

Mientras, la Unión Cristianodemócrata (CDU) que lidera Merkel y que en los comicios generales fue con gran diferencia la fuerza más votada, se conforma con los Ministerios de Defensa, Economía y Energía, Sanidad, Educación y Agricultura y se despide además del Ministerio del Interior.

Este departamento, encargado de la seguridad en el país y de la gestión de los refugiados, recae en manos de su partido hermano bávaro, la tradicional Unión Cristianosocial (CSU), una de las voces más fuertes a favor de limitar la entrada de solicitantes de asilo en el país.

El tira y afloja también ha terminado con la renuncia de Martin Schulz como líder de la socialdemocracia alemana, que deja el cargo cuando todavía no ha cumplido ni un año al frente y asume la cartera de Exteriores en el futuro Gobierno.

Schulz, había llegado muy debilitado a las negociaciones y deja la cúspide de la formación tras haber perdido autoridad y credibilidad entre las bases, a las que en campaña electoral prometió que jamás formaría parte de un Ejecutivo liderado por Merkel.

Tras más de cuatro meses sin Gobierno y más de tres semanas de negociaciones, la Unión Cristianodemócrata comandada por la mandataria, su partido hermano bávaro, la Unión Cristianosocial (CSU) y el Partido Socialdemócrata lograron hoy poner fin a la incertidumbre.

El pacto alcanzado, en el que se incluyen las líneas maestras que regirán al futuro Ejecutivo, todavía necesita ser aprobado en un congreso por cerca de 460.000 militantes del SPD.

Principales acuerdos entre conservadores de Merkel y socialdemócratas

Tras más de cuatro meses sin Gobierno y de tres semanas de negociaciones, el bloque conservador liderado por la canciller Angela Merkel y el Partido Socialdemócrata (SPD) de Martin Schulz sellaron hoy un pacto en el que se recogen los puntos centrales que regirán su posible Gobierno de coalición.

A continuación, los principales puntos incluidos en el acuerdo final de coalición, que todavía deberá ser sometido al voto de los más de 460.000 militantes del SPD:

MERCADO LABORAL: Fin de los contratos temporales que se encadenan de forma continua sin que exista justificación alguna. Este fue uno de los puntos que generó controversia hasta el final de las negociaciones. Conservadores y socialdemócratas acordaron que a partir de ahora, como máximo se puedan encadenar contratos temporales sin aducir razones para ello durante 18 meses, frente a los 24 meses actuales.

CLIMA Y ENERGÍA: Se trabajará para lograr los objetivos del clima fijados en el Acuerdo de París. Además, se elaborará un plan para la reducción gradual y el cese de la generación de energía a partir del carbón. Para mejorar la calidad del aire en las ciudades, conservadores y socialdemócratas se comprometen a promover el coche eléctrico.

VIVIENDA: Se impulsarán medidas para frenar la subida del precio de los alquileres en zonas con gran demanda de vivienda. Se invertirán miles de millones de euros más allá de 2019 para la contrucción de vivienda social. Se concederán a las familias 1.200 euros por hijo y año durante una década para ayudarles en el acceso a la vivienda.

PENSIONES: Merkel y Schulz acordaron mantener hasta 2025 la forma en la que se calculan las pensiones en Alemania, que se determina tomando como base el 48 por ciento del salario de los últimos años. Además, a la hora de hacer el cómputo de años trabajados para calcular la pensión, a las mujeres que han tenido tres o más hijos antes de 1992 se les tendrá en cuenta el tiempo dedicado al cuidado de los pequeños. Asimismo, el futuro Gobierno de Alemania tiene intención de otorgar una prestación social a aquellas personas que han cotizado durante al menos 35 años y han criado hijos o cuidado de familiares. Con esta medida, se busca combatir la pobreza en la vejez y evitar que quienes han trabajado durante toda su vida se vean obligados a pedir ayuda social o a trabajar una vez retirados para poder llegar a fin de mes.

MIGRACIÓN: Conservadores y socialdemócratas acordaron que, en el futuro, los procedimientos se asilo se tramiten en «centros de acogida, decisión y retorno».

SEGURO MÉDICO: A partir de 2019, la contribución a los seguros médicos públicos se dividirá a partes iguales entre el trabajador y la empresa.

PUBLICIDAD DE TABACO: Se prohíbe la publicidad de tabaco en la calle.

ASISTENCIA A PERSONAS MAYORES Y PERSONAS DEPENDIENTES: Se ampliará el número de plazas de formación para personal de cuidados y se crearán 8.000 nuevos puestos de trabajo en este sector. También se mejorarán las condiciones de estos profesionales.

APOYO A FAMILIAS: El acuerdo incluye un incremento de 25 euros mensuales en las ayudas sociales que las familias reciben por hijo.

EDUCACIÓN: Conservadores y socialdemócratas coinciden en la necesidad de poner en marcha un plan de inversiones en las escuelas y mejorar las oportunidades educativas mediante una mayor colaboración entre el Estado central y los estados federales. La educación es una competencia que en Alemania recae en las regiones.

IMPUESTOS: Los dos grandes partidos de Alemania rechazan aumentar los impuestos a los contribuyentes y se comprometen a que el Estado alemán no incurra en nuevas deudas. Además, acordaron una reducción gradual del impuesto de solidaridad. El llamado «Soli» es el impuesto creado tras la reunificación de Alemania con el que se buscaba transferir riqueza a los estados federados de la antigua República Democrática Alemana (RDA) y así equilibrar el nivel de desarrollo entre el este y el oeste del país.

SEGURIDAD: Se crearán 7.500 nuevos puestos de trabajo en las fuerzas de seguridad y 6.000 puestos adicionales en el área de Justicia. Se establecerán estándares de seguridad a nivel nacional para enfrentar la amenaza terrorista.

DEFENSA: La exportación de armas debe continuar siendo restrictiva.

EUROPA: Alemania debe desempeñar un papel activo en el debate sobre el fortalecimiento de la Unión Europea (UE) y de la mano de Francia debe impulsar la reforma de la zona euro.

REAGRUPACIÓN FAMILIAR DE REFUGIADOS: Hasta finales de julio, los refugiados con permiso de permanencia temporal no podrán traer a Alemania a sus familiares. A partir del 1 de agosto, la reagrupación familiar de refugiados se limita a 1.000 personas al mes.

SECTOR AGRARIO Y ALIMENTACIÓN: Se debe garantizar a los consumidores información sobre el origen de la carne con un nuevo etiquetado nacional. A finales de 2019 se pondrá fin al sacrificio masivo de pollos macho y se contendrá la expansión del lobo. Además, se acabará con el uso del controvertido glifosato tan pronto como sea posible y se reducirá el contenido de azúcar, grasa y sal en productos preparados.