Los sindicatos denuncian el “absoluto desprecio” del Gobierno a la Inspección de Trabajo

Yolanda Díaz

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y Economía Social. (Foto: Ministerio de Trabajo)

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Los sindicatos de inspectores de trabajo alzan la voz para denunciar el “absoluto desprecio” que se muestra por parte del Gobierno hacia esta labor y la Seguridad Social.  La mayoría de las organizaciones sindicales advierten que “de poco sirve” fijar planes estratégicos si no hay medios.

“Las carencias que se manifiestan en el Organismo Estatal de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social han llegado a un punto en donde pueden poner en cuestión los objetivos de la misma y el servicio público que debe garantizarse desde dicha institución”. Así lo afirman CCOO, CIG, CSIF, FESESS, Sindicato Inspectores de Trabajo, SISLASS, UGT, UPIT en un comunicado conjunto. Según estas organizaciones, “de poco sirve que desde el nivel político se establezcan planes estratégicos y una significativa intensificación de las tareas de inspección del mercado laboral, que se creen oficinas contra el fraude o contra la desigualdad” sin recursos.

Tal y como denuncian, “cada día que pasa la relación cargas de trabajo y plantilla del organismo empeora llegándose a un punto en donde va a resultar imposible seguir sujetando una gestión y unos objetivos en donde, para este gobierno, parece más importante anunciarlos que realizarlos”.

Según los sindicatos, “el organismo naufraga en lo que a su organización se refiere”. Y es que, “seis años se llevan esperando desde la publicación de la Ley ordenadora del Sistema de la Inspección de Trabajo y SS”. “La supuesta modernidad y agilidad futura soportada en la informática, en las comunicaciones y en la gestión del conocimiento suena a cuento cuando en estos momentos se carece de la más mínima infraestructura o de un simple departamento de informática o cuando un mero ataque informático compromete el modelo de trabajo y deja secuelas más de seis meses después”, señalan.

Asimismo, destacan que el presupuesto de este organismo “es una quimera desde que lo tiene, solo conocemos tres ediciones y francamente, hasta la fecha ha sido la improvisación y la falta de criterio razonable, los dos factores que han dominado su confección”.

Estas organizaciones sindicales recuerdan que el pasado julio se alcanzó un acuerdo “capaz de dar respuesta a todas las carencias descritas”. No obstante, apuntan que “se ha sido paciente en extremo, pero no deja de ser un despropósito que seis meses después se nos pretenda explicar que todo se encuentra en fase de estudio”.

“Conflicto que es imposible evitar”

Ante esto, consideran que “se entra en una fase de conflicto que es imposible evitar ante el absoluto desprecio que se demuestra por parte de este Gobierno hacia la Inspección de Trabajo y Seguridad Social a pesar de los permanentes mensajes en clave de propaganda hueca que solo sirven para aumentar la desmotivación existente”.

En los próximos días, anuncian, avanzarán “los siguientes pasos que se van a dar”.