Los problemas de Ayuso con el hospital Isabel Zendal: del ‘no quiero ir’ al sobrecoste y los retrasos

Isabel Díaz Ayuso
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las polémicas que rodean al hospital de pandemias Isabel Zendal de la Comunidad de Madrid se suceden. Y eso que todavía no ha abierto sus puertas, algo para lo que no tiene fecha. Una cuestión, la de su inauguración, que ha despertado más de una crítica al igual que su construcción. La lista de irregularidades en las obras de esta nueva instalación sanitaria denunciadas por los sindicatos es bastante amplia. También la de profesionales que rechazan ser trasladados para dotar de plantilla el hospital, tal y como propone el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Sin olvidar su abultada ‘factura’. Y todo, sin que ni un paciente haya entrado por sus puertas.

El Ejecutivo regional sigue sin desvelar el día de la inauguración del hospital de pandemias. Es un misterio, otro más de los que rodean al Isabel Zendal. Desde la Consejería de Sanidad se apunta a la segunda o tercera semana de noviembre, pero no se concreta. Se pondrá en marcha en “el momento oportuno”, han afirmado integrantes de este departamento a los sindicatos en la Mesa Sectorial de este viernes.

En este órgano la Comunidad ha dado algunos detalles sobre la actividad asistencial del nuevo centro. De esta manera, “no solo será un hospital monográfico Covid, aunque se inicia para ello”. En concreto, “pensando en pacientes trasladados fundamentalmente desde los servicios de urgencias”, detalla Amyts sobre la reunión de esta Mesa. Asimismo, continúa el sindicato médico, el Gobierno autonómico ha dejado claro que contará en su apertura con un módulo de 240 camas y 16 de UCI y 32 de cuidados intermedios y en el futuro podrá recibir pacientes crónicos no dependientes, pero no ahora.

La gestión del proceso de admisión estará en manos del SUMMA 112 y los profesionales con los que se dotará no saldrán “nunca” de Atención Primaria. Es decir, procederán de hospitales. Precisamente, esta cuestión, la de quién trabajará en el Isabel Zendal, ha despertado un gran rechazo entre los sanitarios. Cada día que pasa crece el número de quienes dicen alto y claro que ‘no quieren ir’.

El Sindicato de Enfermería Satse ha entregado 3.748 escritos en contra de los planes del Ejecutivo de Ayuso de “trasladar forzosamente” a profesionales a este hospital. Y son más de 10.000 los sanitarios de la Comunidad que rechazan públicamente esta opción. Tanto esta organización sindical, como el resto de las que conforman la Mesa Sectorial, reclaman que se contrate una plantilla estable para dicho centro. Que el personal del Isabel Zendal no salga de otros hospitales y centros, dejando un puesto que no se va a cubrir, porque esto no hace más que mermar las ya deficientes plantillas de la región.

Respecto a la necesidad de que el personal que vaya a trabajar en el centro sea de nueva contratación, el Sindicato de Técnicos de Enfermería SAE ha impulsado una recogida de firmas, que en apenas una semana ha reunido más de 32.000 apoyos.

Esto choca con las palabras de la propia Isabel Díaz Ayuso este miércoles en la Asamblea, donde aventuró que muchos sanitarios se presentarán voluntarios para ir al hospital de pandemias. “Conozco a pocos médicos que no quieran inaugurar y formar parte de este proyecto pionero”, afirmó en la Cámara autonómica. Y es que, se mostró “segura, porque lo sé de buena tinta, que muchísimos profesionales están deseando hacerlo, porque es una experiencia para muchos de ellos”.

Los interrogantes que existen sobre estos recursos humanos son muchos. Aún se desconoce cuántos se necesitarán, de qué categorías y qué retribuciones percibirán. Según han apuntado fuentes sindicales, la Comunidad dará cuenta al respecto en una reunión monográfica de la Mesa Sectorial de Sanidad el miércoles 11 de noviembre. Hasta entonces, la incertidumbre continúa.

La ‘factura’ de las obras se dispara

El “hospital de hospitales”, como ha rebautizado Ayuso al Isabel Zendal, contaba con una inversión inicial de 50 millones de euros para su construcción, que no ha terminado pese a que las constructoras entregaron la obra el día 31. Faltan los ‘habituales remates’. Pero la verdad es que esta cifra se ha doblado. La Consejería de Sanidad ha situado “en torno a 100 millones” la factura. Esto ha pasado, han señalado fuentes de este departamento a Europa Press, porque “se han introducido muchas mejoras sobre lo que inicialmente se ideó”, como el aumento de la superficie construida de los 56.000 metros cuadrados en el anteproyecto hasta los 80.000.

Todo esto ha derivado en un importante sobrecoste de un hospital cuya utilidad critican sindicatos y colectivos médicos, que coinciden en que ese dinero podría haberse dedicado a reforzar la Atención Primaria o a la contratación de más rastreadores, entre otras cosas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA