Los pensionistas ponen un nuevo ‘obstáculo’ al PNV y condicionan el futuro de Rajoy

Andoni Ortuzar, presidente del PNV
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Al Partido Nacionalista Vasco le crecen los enanos que le impiden dar ‘luz verde’ a unos Presupuestos Generales del Estado que son particularmente generosos con el País Vasco. Por un lado, el bloqueo permanente que vive la política catalana y que mantiene en uso el artículo 155 de la Constitución. Por el otro, la cada vez más enérgica voz de los pensionistas vascos, que exigen al PNV un ‘no’ a las cuentas de Mariano Rajoy.

Miembros del partido nacionalista aseguran a EL BOLETÍN que el asunto catalán es aún más prioritario. Consideran que es un “ataque directo” contra la soberanía de Cataluña y no admiten hacer ‘la vista gorda’ porque “¿quién te dice a ti que en un futuro el Estado no vaya a hacer lo mismo con nosotros?”.

Sin embargo, a nadie se le escapa que el PNV tiene en su mano alargar el plazo de negociación con el Gobierno simplemente rechazando las enmiendas a la totalidad que vayan a presentar los partidos de la oposición durante los próximos días. La suma de PP, Ciudadanos, los partidos canarios y PNV es suficiente para bloquear esas enmiendas y dar rienda suelta a la tramitación parlamentaria. Eso no implica votar a favor de los presupuestos, y alarga los plazos para una hipotética retirada del 155.

De hecho, el partido presidido por Andoni Ortuzar lanzó un ‘guiño’ al Ejecutivo central al rechazar el pasado viernes, junto al PP, una moción de Elkarrekin Podemos que finalmente salió adelante con los votos de EH Bildu y PSE. Una moción que rechazaba las cuentas de Mariano Rajoy.

En cualquier caso, no parece que Cataluña sea la única condición que de cumplirse satisfaga a los votantes del PNV. También están las pensiones.

Entre los pensionistas que se manifiestan masivamente cada lunes frente al Ayuntamiento de Bilbao (ciudad emblema del peneuvismo) cuesta imaginar que no haya simpatizantes del partido jeltzale.

“PNV, mójate” fue uno de los nuevos cánticos que resonó este lunes en la capital vizcaína (provincia que aporta la mitad de los votos del PNV). Los pensionistas – target habitual de este partido – exigen al Partido Nacionalista Vasco que vote en contra de los Presupuestos Generales porque son una “miseria”.

“El Partido Popular ha hecho una concesión mínima, forzado por la presión ciudadana, exigiendo a cambio el apoyo del PNV para sacar adelante los Presupuestos Generales de Estado”, considera la Asociación de Personas Jubiladas de Bizkaia.

Esta plataforma, al igual que la Coordinadora Estatal, exige la subida de pensiones según el IPC, el rechazo total de la “miserable” subida del 0,25% y del Factor de Sostenibilidad, el restablecimiento de la jubilación ordinaria a los 65 años y una pensión mínima de 1.084 euros.

El PNV exige por norma la transferencia de la gestión del régimen de la Seguridad Social (Estatuto de Gernika, 1978), el reforzamiento del Pacto de Toledo y la actualización de las pensiones acorde al IPC. Unas medidas que el Ejecutivo central no está dispuesto a aceptar, y que el PNV sí permite obviar.