Moción de censura

Los ministros de Rajoy, leyendo un libro o mirando el móvil en la moción

El equipo de Gobierno del PP busca distracciones mientras Irene Montero presenta la moción de censura de Podemos.

Ministros de Rajoy durante la moción de censura.

Los ministros del Gobierno de Mariano Rajoy se han dedicado principalmente a mirar el móvil en su escaño o incluso a leer un libro mientras la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, intervenía en el Pleno del Congreso en defensa de la moción de censura de Pablo Iglesias, según constatan las fotografías de Europa Press en la Cámara baja y tal como ha recogido Podemos en sus redes sociales.

El presidente Mariano Rajoy seguía el discurso con atención, escoltado por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que tomaba apuntes de la intervención de Montero. Pero la mayoría de los ministros optaron por dedicarse a mirar el teléfono móvil mientras la portavoz de Podemos estaba en la tribuna de oradores.

Mientras Montero advertía al presidente de que “su tiempo se ha acabado” y espetaba a todo el PP que “España está harta de que le roben, de que ustedes le roben”, Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, leía un libro en su escaño, actividad que mantuvo durante varios minutos. Por su parte, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, también apuntaba notas, mientras que Íñigo De la Serna miraba unas hojas.

Con la diputada de Podemos haciendo un repaso, por orden alfabético, de todos los casos de corrupción que afectan a las a miembros o ex miembros del PP, y ya pasados tres cuartos de hora de discurso de Montero, en las filas del Grupo Popular se podían ver más de una veintena de escaños vacíos.

No obstante, el PP tira de humor y fija en su cuenta de Twitter un mensaje defendiendo que sus ministros se aburran, y pide que el portavoz de Podemos vuelva a ser Íñigo Errejón con el siguiente tuit:

El aludido no ha tardado en responder a la pulla de los populares y les recordaba que si la sesión en el Congreso les parece aburrida «imaginad 21 años y un día en Soto del Real», pidiendo atención a la portavoz morada:

Más información