Los líderes de la UE darán luz verde a medidas de emergencia para la crisis de la energía

Pedro Sánchez, Angela Merkel, Emmanuel Macron

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron. Autor: Pool Moncloa/Fernando Calvo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los líderes de la Unión Europea están dispuestos a autorizar la próxima semana medidas de emergencia por parte de los Estados miembros para paliar el impacto de la crisis de la energía en los hogares y las empresas más vulnerables.

De acuerdo con un proyecto de declaración citado por Bloomberg, los jefes de Gobierno del bloque comunitario probablemente invitarán a los países de la UE y a la Comisión Europea a “hacer el mejor uso posible” de una caja de herramientas publicada el miércoles para proporcionar alivio a corto plazo a los hogares y las empresas.

La crisis de la energía, provocada por los elevados precios del gas y de la electricidad, llevó al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, a incluir esta materia en la cumbre que se celebrará la próxima semana, los días 21 y 22 de octubre.

Y en esa cita, los líderes aprovecharán también para pedir a los ministros y a Bruselas que estudien medidas a medio y largo plazo “para mitigar las fluctuaciones excesivas de los precios”, aumentar la resistencia energética de la UE y garantizar el éxito de la transición a una economía verde.

El comunicado será debatido por los representantes de los Estados miembros el viernes y aún puede sufrir cambios antes de ser adoptado por los jefes de gobierno, asegura Bloomberg.

De acuerdo con el borrador, se animará al Banco Europeo de Inversiones a “examinar su margen de capital para acelerar la inversión en la transición verde”.

La Unión Europea tiene un margen limitado para promulgar un plan conjunto para paliar el impacto de la crisis, ya que los gobiernos nacionales diseñan sus propias respuestas de emergencia. Algunos países pidieron al ejecutivo de la UE que propusiera nuevas medidas, algo que podría ser difícil dadas las diferentes fuentes de energía y los intereses estratégicos de los Estados miembros.

De hecho, el Gobierno español, en boca de la vicepresidenta Teresa Ribera, se mostró muy crítica esta semana con Bruselas, al señalar que las medidas planteadas “no dejan de ser manifiestamente incongruentes” y no abordan “la excepcionalidad de la situación en la que estamos, con medidas excepcionales a la altura del desafío que tenemos por delante”.

La caja de herramientas presentada por la Comisión a principios de esta semana incluía medidas como recortes fiscales y ayudas estatales a las empresas. Los dirigentes reconocerán probablemente que “contiene medidas útiles”.