Los Juegos Mediterráneos del ‘despropósito’: estadios vacíos y atletas entregando medallas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La sonora pitada que profirieron al presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la ceremonia inaugural de los Juegos Mediterráneos de Tarragona fue el anticipo de un evento deportivo que en solo cuatro días ya cuenta con numerosas noticias negativas. Desde la poca presencia de aficionados en los recintos deportivos a errores técnicos y organizativos.

Los Juegos del Mediterráneo de Tarragona (22 de junio al 1 de julio) son una competición de carácter polideportivo donde participan 26 Comités Olímpicos Nacionales de los tres continentes que rodean el Mar Mediterráneo (África, Asia y Europa). Una competición que goza de mayor popularidad entre los deportistas que entre los aficionados, a tenor de lo visto en estos cuatro días.

La mayoría de los eventos deportivos celebrados hasta la fecha lo han hecho de manera ‘clandestina’. Gradas vacías e ínfimas audiencias televisivas.

El deterioro, sin embargo, ha ido mutando a cierto despropósito. La nadadora Mireia Belmonte, segunda en la final de 400 libres, acabó entregando la medalla de bronce a la tercera clasificada, la portuguesa Diana Margarida Duares, al no acudir ningún miembro de la organización.

No se puede explicar que una competición que cuenta con 3.500 voluntarios para cubrir las necesidades de organización dejara a su suerte a las tres atletas galardonadas. Pasaron varios minutos hasta que aparecieron las autoridades responsables del protocolo y de la entrega de medallas.

Una hecho insólito como el que vivieron los integrantes de la selección francesa de bádminton masculino, que acabaron cantando a capela el himno galo ante los fallos técnicos de la megafonía.

En otro prisma, el suceso más grave se produjo antes de medianoche de este lunes, cuando un niño de 5 años resultó herido grave después del atropello que sufrió por parte de un vehículo de la organización de los Juegos Mediterráneos de Tarragona.

El conductor del coche dio positivo en alcoholemia y se personó ante las dependencias policiales después de haberse dado inicialmente a la fuga.

La organización asegura que el conductor es «un trabajador de una empresa externa proveedora de servicios, ajena al personal de la organización y a la estructura directa del comité organizador».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA