Los grandes ganadores del ciberataque mundial

Internet seguridad
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El pasado viernes, un ataque informático sin precedentes ponía de relieve la vulnerabilidad de la Red. El virus Wannacry ha afectado ya a cerca de 300.000 ordenadores de unos 180 países, con grandes compañías e instituciones como Telefónica, Fedex y el servicio de salud de Reino Unido entre sus víctimas. Pero también ha dejado grandes ganadores: las compañías de seguridad, que han dispararse en los últimos días su valoración.

Un ejemplo es la startup CrowdStrike, que acaba de entrar en el club de los ‘unicornios’ o empresas emergentes con una valoración de 1.000 millones de dólares (algo más de 900 millones de euros). La firma de seguridad cibernética, se encontraba en plena ronda de financiación y el interés por entrar en su capital se ha multiplicado desde la aparición de Wannacry, según ha explicado su cofundador y director ejecutivo George Kurtz.

La compañía se hizo popular el año pasado cuando reveló que el partido demócrata de EEUU había sido ‘hackeado’ por piratas informáticos rusos. En la ronda, ha conseguido recaudar en total 100 millones de dólares (90 millones de euros).

Por su parte, la británica Sophos ha tocado más máximos en Bolsa. “Es una llamada de atención a todo el mundo que muestra que necesitamos que la seguridad sea una prioridad”, ha dicho la firma al respecto del ataque de ‘ransomware’ global.

El ‘hackeo’ ha coincidido con la presentación de resultados de la empresa de ciberseguridad, que ha repuntado un 10% en el parqué londinense, hasta tocar niveles nunca vistos.

La empresa especialista en antivirus Symantec Corporation, el fabricante de firewall informáticos Palo Alto Networks o la firma de seguridad FireEye subían en el mercado neyorquino tras el ataque, aunque posteriormente han empezado a corregir los avances. También se revalorizaba el fondos de inversión especializado PureFunds ISE Cyber Security ETF.

WannaCry es un ataque de ‘ransomware’ que ‘secuestra’ los equipos infectados y exige a sus víctimas el pago de un rescate en la moneda digital bitcoin para poder recuperar los datos y el acceso al ordenador.