Los expertos de La Palma no apuestan por un final próximo de las emisiones del volcán

La colada de lava que emerge de la erupción volcánica de La Palma llegó anoche al mar en una zona de acantilados situados en las cercanías de la playa El Guirre, en Tazacorte. / EFE/Ángel Medina

La colada de lava que emerge de la erupción volcánica de La Palma llegó anoche al mar en una zona de acantilados situados en las cercanías de la playa El Guirre, en Tazacorte. / EFE/Ángel Medina

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las expulsiones de lava del volcán de la isla española de La Palma continuarán por tiempo indefinido, a tenor de las declaraciones de los responsables de gestionar la crisis.

Desde el Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca) se informó este martes que la erupción está en fase «madura», según los datos de expertos con los que cuentan que «no apuntan a un final cercano de la erupción», dijeron apoyándose en «la sismicidad, la deformación y la geoquímica», según explicaron en rueda de prensa varios portavoces.

Miguel Ángel Morcuende, director técnico del Pevolca, añadió que las coladas «están discurriendo por donde discurrían previamente» y descartó que el río de magma tome nuevos caminos e informó además de que son 420,12 las hectáreas afectadas por la lava, 6,74 más que el lunes.

Además, estimó las edificaciones afectadas en 1.154, basándose en las mediciones del satélite europeo Copernicus; un dato que matizó posteriormente con los datos del Catastro que fijó en 726 edificaciones, ya que el satélite contabiliza cualquier tipo de estructura.

Sobre las emisiones de dióxido de azufre (SO2), las mediciones del lunes informaron de 1.200 toneladas emitidas, «valores altos», según informaron los expertos que establecieron la emisión total desde que erupcionó el volcán en 250.000 toneladas.

Pese a estos datos, el director del Pevolca defendió que la calidad del aire en la isla «es buena», lo que atribuyó a la entrada en la zona de vientos Alíseos y «la subida en altura de la capa de inmersión térmica, con lo cual el ambiente es más inestable y se liberan mucho los gases», dijo a antes de adelantar que esta circunstancia empeorará en los próximos días.

En torno a este asunto, el satélite Copernicus predijo este lunes que el SO2 emitido desde La Palma llegará hasta el mar Caribe.

La información fue hecha pública por el científico de este servicio Mark Parrington, que añadió que este compuesto se transporta por el Atlántico a una altura de 5.000 metros.

De hecho, el pasado domingo, desde Puerto Rico, la meteoróloga local Ada Monzón ya informó de la presencia del gas, así como de cenizas del volcán y polvo del desierto del Sáhara, lugar próximo también al archipiélago de las Islas Canarias, al que pertenece la isla de La Palma.

En otro orden de cosas, el Gobierno español aprobó este martes un plan de inversiones de 213 millones de euros para recuperar las zonas afectadas por el volcán.

Contempla ayudas directas para las personas que han perdido o visto dañadas sus viviendas o empresas y una serie de actuaciones de apoyo a la reconstrucción económica, laboral y social de la isla, según informó el Gobierno español en una nota.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA