Los docentes de España necesitan 39 años para cobrar el salario máximo frente a los 18 de Holanda

Un profesor y alumnos en un aula en el inicio del curso escolar en Roma

Profesor

Los profesores y profesoras de España son los que más años tardan en alcanzar el salario máximo. En concreto, 39 años frente, por ejemplo, a los docentes holandeses, que necesitan solo 18. Así se desprende de un estudio de UGT titulado ‘Retribuciones salariales del profesorado’ en el que compara los sueldos con los países europeos del entorno.

De un total de 14 países de “nuestro entorno”, el sindicato señala que el salario inicial de los maestros y maestras españoles (30.550 euros) se sitúa solo por encima del de los docentes de Francia (26.537), Italia (24.297) y Portugal (22.351).

Respecto a los ingresos máximos al final de su carrera profesional, los de los docentes de España son de 43.526 euros, por debajo de todos ellos, salvo Italia (35.373) y solo ligeramente por encima de los de los docentes finlandeses 43.273. No obstante, estos últimos “alcanzan su punto más alto tras 20 años de trabajo, mientras los españoles necesitan 39”.

Según detalla el Sector de Enseñanza de UGT Servicios Públicos, los docentes de Educación Primaria de Luxemburgo y Suiza son los que registran los salarios máximos más altos, 119.057 euros y 114.246 euros, respectivamente. Por su parte, la retribución de los Países Bajos (73.201 euros) casi dobla el sueldo máximo de los maestros españoles (43.526) al cabo solo de 18 años de servicio.

En cuanto al profesorado español de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, encuadrado en el mismo grupo funcionarial y con el mismo salario, tiene, al igual de los de Primaria, un salario inicial (34.121 euros) superior al de Francia (29.065), Italia (26.114) y Portugal (22.351). Sin embargo, al alcanzar el salario máximo, Francia queda por arriba (49.514) de España (48.447) e Italia por debajo (40.597).

Estos datos, sitúan a España, afirma el sindicato, “en el undécimo lugar de los 14 países analizados, posición que se convierte en la duodécima al final de la carrera docente, salvo en el caso de la ESO, en la que se mantiene el undécimo lugar”.

Al igual que sucede en la comparativa a nivel europeo, las retribuciones del profesorado en España varían significativamente según la comunidad autónoma en la que realicen su labor, y estas diferencias se agrandan en muchos casos a lo largo de la carrera profesional. Tal y como explica, llega a superar los 1.000 euros mensuales en Primaria y los 800 en Secundaria.