Currently set to No Index
Currently set to No Follow

Los beneficios de contratar un seguro de vida con PuntoSeguro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Resulta sumamente indispensable contar con un respaldo que permita garantizar sustento tanto a nivel personal como a nivel familiar, ya que hoy en día las personas están muy expuestas a situaciones y eventos que pueden poner en riesgo su integridad. En ese sentido, PuntoSeguro, ofrece diversos tipos de pólizas alineadas a las expectativas y necesidades particulares de cada cliente, con pagos que van desde los 30 € anuales en el contrato de seguros de vida los cuales suponen una opción para garantizar bienestar.

Invertir en la compra de un seguro de vida

En líneas generales, las pólizas de vida se encargan de proteger económicamente a un beneficiario en caso de un suceso o enfermedad que resulte en la invalidez, incapacidad o muerte del asegurado. De esta manera, ante cualquier emergencia o evento inesperado, el titular y sus familiares podrán tener respaldo monetario para enfrentar cualquier gasto necesario a corto, medio y largo plazo.

Aunque, actualmente, hay muchos tipos de seguros de vida que se pueden contratar, lo cierto es que la indemnización promedio que ofrecen las aseguradoras a través de PuntoSeguro es de 120.000€. No obstante, dicha cantidad puede variar dependiendo de los ingresos económicos del asegurado, las deudas o hipotecas contraídas, así como de la cantidad de dinero que quiera dejar a su familia una vez fallecido.

Hoy en día, se considera que una de las inversiones más inteligentes que cualquier persona pueda realizar es comprar un seguro de vida de calidad, el cual permitirá a las personas que dependan del asegurado tener estabilidad económica para poder seguir adelante.

¿Qué seguro se adapta más al estilo de vida del cliente?

Compañías como PuntoSeguro ofrecen a todos sus clientes una gran variedad de seguros de vida. Cada uno de ellos cuenta con coberturas, primas y fines diferentes para garantizar la máxima protección al asegurado. El seguro de vida tradicional, por ejemplo, es renovable hasta los 80 años de edad y ofrece protección frente a muertes o invalidez desde tan solo 30 € al año. La suma asegurada podrá incrementar dependiendo de las necesidades del tomador de la póliza e incluso brinda cobertura sobre el COVID-19, segundas opiniones médicas, trámites de gestoría y fallecimiento por suicidio.

La póliza de vida hipotecaria, por otro lado, está diseñada para particulares o parejas que actualmente se encuentren pagando una hipoteca. Esto brinda tranquilidad y garantiza que, de ocurrir una situación inesperada, los familiares y seres queridos del fallecido podrán conservar el inmueble, ya que la compañía aseguradora se encargará de cancelar la deuda de la hipoteca.

En definitiva, un seguro de vida supone una inversión inteligente para cualquier persona que desee proteger su entorno ante sucesos como la muerte, invalidez u otras enfermedades que puedan atentar contra el bienestar económico y emocional de los beneficiarios.