Los bancos presionan para recuperar los dividendos mientras recortan sus colchones para dudosos

BCE Banco Central Europeo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La segunda ola de covid-19 ha golpeado de lleno a Europa, obligando a varios gobiernos a aplicar nuevas restricciones y arrastrando inexorablemente a nuevas caídas del PIB en terreno negativo. Sin embargo, los grandes bancos europeos que han ido presentando sus resultados en los últimos días parecen ajenos a esta tónica, habiendo reducido drásticamente sus provisiones para créditos dudosos respecto a la primera mitad del año e incrementando su ofensiva para que el Banco Central Europeo (BCE) levante el veto sobre los dividendos.

Los bancos más grandes de la región reservaron en el tercer trimestre la menor cantidad de dinero para préstamos dudosos desde el inicio de la crisis del coronavirus: un total combinado de 8.600 millones de euros, que supone una quinta parte de los 39.800 millones provisionados en la primera mitad del año, según publica Bloomberg. Al mismo tiempo, el español Banco Santander o el francés BNP Paribas están promocionando su fortaleza financiera para presionar a los reguladores para que levanten el veto a los dividendos. Deutsche BanK, mientras, pide mayores bonus para sus banqueros.

“Estamos en una situación muy negativa llena de incertidumbre y ahora no es el momento de levantar la prohibición de dividendos”, reflexiona en declaraciones a la agencia estadounidense Antonella Sciarrone Alibrandi, profesora de la Escuela de Banca, Finanzas y Seguros de la Università Cattolica del Sacro Cuore de Milán. “Existe una especie de contradicción en la forma en que los bancos piden flexibilidad en la regulación y las provisiones para préstamos incobrables, al tiempo que piden que se les permita reanudar los pagos de dividendos y los grandes bonus”.

Con la llegada de la pandemia, los bancos recibieron un alivio regulatorio sin precedentes, con medidas que liberaron capital para absorber pérdidas o abrir el grifo del crédito. El jueves, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, recordó a las entidades que este apoyo llegó con condiciones. Necesitan ayudar a financiar todos los sectores de la economía “no solo las grandes cuentas corporativas”, señalando el empeoramiento de la situación económica en la región.

A pesar de la llegada de la segunda ola, se espera que la economía se comporte mejor que en la primera, ya que los confinamientos por ahora no son tan severos, las industrias seguirán abiertas y en los servicios el teletrabajo e más familiar que antes, explicó el director financiero de BNP, Lars Machenil, en una entrevista concedida a Bloomberg TV.

Además, los bancos europeos consideran que están haciendo su trabajo y que los reguladores podrían empeorar la situación al socavar la confianza de los inversores. “Desde que comenzó la pandemia, aumentamos los préstamos y brindamos liquidez en todos los ámbitos”, dijo a los analistas el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, en una webcast. “Seguimos generando resultados y en base a esto les estamos pidiendo (al BCE) que nos permitan pagar dividendos”.

El BCE revisará su prohibición sobre los pagos a los accionistas a finales de año. Y a pesar de la intención de los bancos, no parece tan claro que se levante el veto. “Los bancos lucen extremadamente bien en este momento porque los gobiernos asumen el mayor peso de la crisis”, reflexiona Joerg de Vries-Hippen, director de inversiones de Allianz Global Investors. “Sería muy cauteloso como político o como BCE antes de ir por ese camino y permitirles ahora pagar dividendos, incluso si desean dar ese paso”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA