López Madrid, requerido dos veces en un mes por la ‘CNMV estadounidense’ tras sus escándalos en España

Javier López Madrid, consejero de OHL
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los quebraderos de cabeza que a Juan Miguel Villar Mir le está provocando su yerno no han acabado con la salida de Javier López Madrid del consejo de OHL ya que -debido a su condición de presidente mundial del gigante metalúrgico Ferroglobe– la US Securities and Exchange Commission (SEC), la agencia que vigila los mercados de estadounidenses están pidiendo cuentas reiteradamente a la compañía por los escándalos que su presidente tiene en España.

Según revela elconfidencialdigital.com “el gigante mundial del metal ha tenido que dar cuentas ante la SEC estadounidense sobre el interrogatorio a López Madrid en la Audiencia Nacional por el supuesto pago en 2007 de 1,4 millones para conseguir un trato de favor en las adjudicaciones de obras en la Comunidad de Madrid”.

Informando el citado digital que “el requerimiento se produjo el pasado 24 de abril, solo unas horas después de que López Madrid fuera detenido en el marco de la “operación Lezo”.

Señala el citado medio online que Ferroglobe tuvo que explicar entonces a las autoridades estadounidenses que Javier López Madrid había viajado de Londres a Madrid para declarar ante el juez. Pero aclaró también después que había sido puesto en libertad tras abonar una fianza de 100.000 euros. En la comunicación a la SEC, la compañía insistió en que “no había cargos” contra él.

Por si fuera poco, siempre según elconfidencialdigital.com, López Madrid se vio también obligado, hace tan solo un mes, a rendir cuentas ante la US Securities and Exchange Commission tras la condena de la Audiencia Nacional por el uso de las tarjetas black de Caja Madrid.

Entonces, «Ferroglobe informó que la Audiencia Nacional había dictado sentencia, el 23 de febrero de 2017, por la que su presidente ejecutivo había sido condenado, junto con otros 64 antiguos directivos o ejecutivos de Caja Madrid, por cargos como colaborador (no autor) en relación con el presunto uso indebido de tarjetas de crédito corporativas por 34.807,81 euros en gastos entre 2010 y 2012».

De inmediato, su defensa, en ese primer requerimiento de la SEC, fue que había incurrido en ese gasto siendo consejero “no ejecutivo” de Caja Madrid, y que los hechos tuvieron lugar antes de su incorporación a Ferroglobe, que se hizo efectiva en 2015.

El citado mediot tambien señala que -según fuentes conocedoras de las explicaciones dadas en EEUU- previamente López Madrid ha tenido que rendir cuentas ante los socios en el gigante metalúrgico Ferroglobe sobre sus problemas judiciales. En concreto, ha sido requerido hasta tres veces en el último año por miembros del consejo.

Y hace notar este medio que «en el sector se destaca que no es muy habitual, en el selecto club del Nasdaq, que una de sus sociedades se vea obligada a rendir cuentas varias veces ante lo que podría denominarse como la ‘CNMV norteamericana’ por el comportamiento de sus más altos ejecutivos. Y menos en el corto espacio de un mes., que es lo que le ha ocurrido a Ferroglobe con López Madrid».