Llamazares: “Es una purga de aquellos que defienden que hay izquierda más allá de Podemos”

Gaspar Llamazares
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“No espero nada, la sentencia ya está decidida”. Así afronta Gaspar Llamazares, la reunión de este domingo de la Coordinadora Federal de IU, que decidirá su futuro. Entre su orden del día está estudiar si le abre expediente sancionador o no tanto a él como a otros integrantes de Izquierda Abierta. Para el que fuera líder de la coalición todo es un “libelo” que busca “deteriorar la imagen y difamar a unas personas en base a un juicio de intenciones”.

“No espero nada más que culminen esa pantomima de expediente”, afirma el portavoz parlamentario de IU en Asturias en declaraciones a EL BOLETIN en la que carga contra la dirección de IU. “Prefiero cualquier tribunal democrático que este juicio inquisitorial”, señala Llamazares, que sostiene que “se parece más al tribunal de orden público que a un tribunal democrático”.

En su opinión, todo este proceso “es una purga de aquellos que todavía siguen defendiendo que hay izquierda más allá de Podemos y que IU ha cometido un grave error disolviéndose” en la formación morada. Y eso es lo que Alberto Garzón y su entorno “tratan de acallar”. Para el veterano dirigente político “no es tanto una respuesta a una persona como a una línea política que recientemente publicó un manifiesto que les ha molestado mucho, una línea política que ha teniendo buenos resultados en Asturias”.

Según Gaspar Llamazares, “esa línea política seria, de izquierdas, que no reniega del pasado es la que les molesta y no tanto las personas”.

A la espera de conocerse la decisión de la cúpula de Izquierda Unida el ex coordinador federal tiene claro que su situación “está en manos de IU de Asturias”, que “es la única que me puede investigar y expedientar en todo caso”. Unas palabras que muestran que a él lo que salga de la cita de este domingo le importa más bien poco. No trastocará sus planes de querer ser el candidato de la coalición en el Principado.

La crisis en IU, su punto de máxima tensión -hasta el momento-, llegó hace unas semanas tras publicarse unos audios de una reunión de Actúa, la plataforma que él abandera, del pasado mes de mayo en la que anunciaba su intención de presentarse a las elecciones autonómicas, locales y europeas. Unos días después Llamazares dimitió de todos sus cargos federales ante lo que calificó como una “campaña de linchamiento”. El propio Garzón le había enseñado la puerta de salida. “Debe pedir perdón a la militancia de IU y luego marcharse. Que sea coherente. Y sobre todo que deje de usar a IU y a su militancia para sus proyectos personales”, defendió el líder de la coalición desde su cuenta de Twitter días antes.